Arrestada Rosario Robles

La justicia mexicana ha dado el primer gran paso para castigar la corrupción en el Gobierno de Enrique Peña Nieto. Rosario Robles, quien estuvo a cargo de dos ministerios durante el anterior sexenio, ha sido arrestada este martes de manera preventiva después de una audiencia en la que el juez ordenó que se le iniciara un proceso penal en su contra por el delito de ejercicio indebido del servicio público, un cargo que en México se castiga con hasta siete años de cárcel. La exfuncionaria había sido imputada el viernes pasado en esta causa tras ser acusada por la Fiscalía de haber causado un daño a la hacienda pública por más de 5.000 millones de pesos, unos 250 millones de dólares.

La audiencia, que comenzó el lunes por la tarde y finalizó la mañana de este martes, concluyó con la decisión del magistrado de enviarla a prisión durante dos meses mientras se amplía la investigación de una trama de corrupción, conocida como La Estafa Maestra. La acusación de la Fiscalía apuntaba que Robles tenía conocimiento de la red de corrupción tejida durante el Gobierno de Peña Nieto y en la que participaron las dos secretaría que ella dirigió. El ministerio público asegura que la exfuncionaria permitió que sus subordinados realizaran millonarios desvíos de los fondos públicos mientras estuvo al frente de las Secretarías de Desarrollo Social, entre 2012 y 2015, y la de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, entre 2015 y 2018.

Tras más de 12 horas de audiencia, el juez entendió que había pruebas suficientes para iniciar un proceso judicial contra la exministra y ordenar la prisión preventiva. Los abogados de Robles, quienes presentaron 40 pruebas con la intención de acreditar su inocencia, calificaron de excesiva la decisión del magistrado, quien justificó el fallo en la posibilidad de que la funcionaria se fugara. “Yo no tengo los millones para irme a vivir a Canadá y luego de regresar a México. Por eso le pido que mi proceso se lleve a cabo en libertad”, respondió la exfuncionaria. Sus palabras, sin embargo, no consiguieron revertir la resolución del juez y, durante la mañana de este martes, la exministra fue llevada a la cárcel de Santa Martha Acatitla, al oriente de Ciudad de México. 

La trama de corrupción que ha llevado este martes a Robles a prisión se conoce en México como La estafa maestra. Se trata de un refinado esquema de desvío de recursos donde las secretarías federales delegaban programas sociales y otros proyectos para ser operados por ocho universidades públicas. Estos centros de estudio, que se quedaban con una parte del dinero público, simulaban los servicios mediante 27 contratos con empresas fantasma que, a su vez, triangulaban los recursos a otras compañías. Este sistema fue desnudado y explicado en una revelación periodística premiada internacionalmente.

La medida judicial de este martes es uno de los primeros pasos que ha dado la justicia mexicana para castigar uno de los mayores escándalos de corrupción del anterior sexenio. Durante su defensa, la exministra ha asegurado ante el juez que tanto el expresidente Peña Nieto, como el exministro y excandidato presidencial del PRI José Antonio Meade sabían de las irregularidades en las secretarías de las que Robles fue titular. El presidente Andrés Manuel López Obrador, quien las semanas anteriores había señalado que Robles era “un chivo expiatorio”, ha asegurado este martes que será la justicia quien decida si hay otros políticos implicados en la red de corrupción. “No es asunto nuestro, tampoco soy Poncio Pilato”, ha dicho el mandatario.