¡Alerta amarilla en Televisa! Se agudiza su caída

El registro del precio de las acciones de Televisa en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) revela una caída del 70 por ciento al cierre de julio de 2019, ubicándose en 34.27 pesos, cifra menor a los 55.27 pesos registrados en 2018 y lejos de los 73.05 para diciembre de 2017.

El Informe Financiero de Televisa del año 2012 muestra un panorama completamente diferente, incluso se decía que el poder de la empresa era tanto como para imponer al siguiente presidente de México.

“Este es el momento oportuno para Televisa. Nuestros negocios principales –contenido y distribución–son tan exitosos y competitivos como nunca antes. Estamos en el lugar correcto. México, nuestro principal mercado, es una economía sana y dinámica que se encuentra posicionada para seguir creciendo a un ritmo sólido”, dicta el documento de 2012.

A partir del 2015 la compañía comienza con una serie de transformaciones, en ese entonces sus acciones cotizaron hasta en 109.71 pesos, acumulando seis meses por encima de los 100 pesos.

La caída comenzó el año siguiente, pues en 2016 su acción cerró en 88.22 pesos y el resto es historia, 73.05 pesos para 2017 y 55.27 pesos apenas el año pasado.

De acuerdo con el portal SinEmbargo, no se puede hablar de una posible quiebra por el gran tamaño de Televisa, pero se ha encendido al interior un foco amarillo de alerta.

El esquema de ventas para el 2012 estaba compuesto por un 34 por ciento de publicidad, 8 por ciento de venta de programas y licencias, la venta de canales ocupó un 5 por ciento, editoriales 5 por ciento, Sky un 20 por ciento, otros negocios un 6 por ciento y Cable y telecomunicaciones un 22 por ciento.

El último Informe Financiero del año 2018 contrasta completamente, pues el cable acaparó el 34.2 por ciento, Sky un 20.7 por ciento, Contenidos 37 por ciento y Otros negocios 8.1 por ciento.

Desde los 10 mil 069 millones de pesos de utilidad neta registrados en 2012 pasaron a ser tan solo 6 mil 577 millones en 2017 y para 2018 fue de 7 mil 612 millones de pesos.

“A pesar de que aún tenemos varios desafíos, hemos logrado mucho. La transformación de nuestro segmento de Contenidos inició con el nombramiento de nuevos líderes para Televisa Studios, Televisa Internacional, Televisa Networks y para nuestra División de Deportes. El siguiente paso fue la renovación total de nuestra oferta de contenidos […] Mantenemos la confianza en el potencial de largo plazo de nuestros tres negocios principales y seguimos plenamente comprometidos con la ejecución de nuestro plan de negocios para crear valor para los accionistas”, dice la carta a inversionistas de Alfonso de Angoitia y Bernardo Gómez del año 2018.

Algunas de las dificultades que se tradujeron en pérdidas financieras fueron el internet, la relación de Televisa con la administración de Enrique Peña Nieto, así como el mismo contenido que se ofertaba siempre ante el cambio generacional.

Además, algunos conductores de noticieros emblema de la televisora abandonaron la compañía y lo mismo sucedió con actrices y actores que ya no contaban con la misma exclusividad.

Finalmente, un 26 de octubre de 2017, Emilio Azcárraga Jean, quien dirigió Grupo Televisa 20 años, dejó el puesto de director ejecutivo y en su lugar quedaron Alfonso de Angoitia, vicepresidente y jefe de Finanzas de la empresa, y Bernardo Gómez, que supervisa la división de Noticias y las Relaciones Gubernamentales de Televisa.