Anticipan baja del PIB en el segundo trimestre del año

El desempeño de la economía mexicana durante mayo reafirmó la expectativa de diversos analistas de que el país entró en una recesión técnica. 

Esto, porque se prevé una disminución del Producto Interno Bruto (PIB) de alrededor de 0.2 por ciento durante el segundo trimestre respecto al trimestre previo, con lo que acumularía dos periodos consecutivos en contracción. 

El INEGI informó el viernes que el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) se contrajo 0.3 por ciento a tasa anual durante mayo, en las cifras ajustadas por estacionalidad, mientras que respecto al mes previo reportó un nulo crecimiento, se estancó. 

Analistas de Vector Casa de Bolsa prevén que la economía mexicana se contrajo 0.3 por ciento durante el segundo trimestre respecto al periodo inmediato anterior, mientras que Bank of America Merrill Lynch y Banorte prevén un descenso de 0.2 por ciento. Para Citibanamex y Santander, la baja fue de 0.1 por ciento. 

En un documento titulado La recesión (técnica) parece inminente, JP Morgan señaló que los resultados del IGAE del mes de mayo estuvieron por debajo de sus expectativas, por lo que tuvo que ajustar a la baja sus expectativas de crecimiento para el segundo trimestre del año. 

“La economía ha estado débil desde hace algún tiempo, y el aproximado del PIB de mayo actual lo encamina a generar un segundo trimestre de crecimiento negativo, lo que sería equivalente a una recesión técnica”, indicaron los analistas. 

Destacaron que anteriormente tenían un estimado de -0.2 por ciento de crecimiento para el segundo trimestre, pero con los datos del viernes la estimación fue revisada a -0.5 por ciento anual. 

“Confirmamos nuestra estimación de crecimiento trimestral del PIB desestacionalizado para el segundo trimestre de 2019 de -0.1 por ciento”, indicaron analistas de Citibanamex. 

En un reporte explicaron que además del débil crecimiento del IGAE en abril y mayo, los datos de junio, como ventas automotrices, de empleo y comercio exterior, sugieren que la debilidad de la economía continuó al final del trimestre. 

“En cifras ajustadas por estacionalidad, la actividad económica presentaría una contracción de 0.2 por ciento respecto al trimestre previo, hilando dos trimestres consecutivos en negativo”, apuntaron analistas de Banorte. 

Explicaron que este resultado estaría impactado en buena medida por el sector industrial, para el que se estima una caída trimestral de 0.5 por ciento, mientras que para el sector servicios se estima un avance de 0.2 por ciento. 

Analistas de Ve por Más prevén que el crecimiento del PIB podría recuperarse más adelante, aunque en menor medida a lo que esperaban meses atrás, debido a que el balance de riesgos ha adquirido un sesgo menos favorable. 

“Es por ello que revisamos a la baja nuestro estimado de crecimiento para 2019 de 1.4 por ciento a 0.6 por ciento”, indicaron.

Debten economistas 

El expresidente del INEGI y exsecretario de Economía, Eduardo Sojo, escribió recientemente en su columna en El Financiero que no había señales claras de que la economía estuviera en recesión, pues faltan más datos para confirmarse. 

“Desde el punto de vista de la profundidad, es decir, de una caída significativa en la actividad económica, todavía estamos muy lejos de dictaminar que la situación actual de la economía representa una recesión”, dijo. 

A su vez, el subgobernador del Banco de México, Jonathan Heath, afirmó que aún no hay datos duros suficientes y contundentes para asegurar que la economía mexicana está entrando en una etapa de recesión. 

“Ni siquiera el indicador tradicional del PIB que se divulgará hasta la tercera semana de agosto sería concluyente, porque hacia adelante sigue ajustándose”, dijo Heath recientemente.