Los aranceles podrian hacer que se dejen de exportar productos mexicanos.

De concretarse la amenaza del presidente de Estados Unidos, Donald Trump sobre imponer aranceles de 5 por ciento a las exportaciones mexicanas, los productos más sensibles se dejarán de exportar al país vecino del norte y se quedarían fuera del mercado, aseguró el ex jefe de la negociación técnica para el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), Kenneth Smith.

En entrevista con MILENIO, Kenneth señaló que el impacto que se tendría sería terrible, ya que México exporta más de 350 mil millones de dólares de bienes a Estados Unidos, y al colocar un arancel de 5 por ciento, sería en promedio una afectación por 18 mil millones de dólares.

“En realidad la afectación es mucho más, porque hay productos que con ponerle el 5 por ciento de arancel, los puedes sacar del mercado, y eso hace que no afectes el 5 por ciento de esa exportación, sino la totalidad o un porcentaje muy alto de los envíos a EU”, aseguró.

Expuso que los 18 mil mdd es un punto de partida, porque se toma el 5 por ciento de todo lo que se exporta y es lo que va a cobrar de arancel, “pero se tendría que ir producto por producto, y hay unos muy sensibles, que con subir 5 por ciento uno dice mejor me voy con el producto nacional”.

Para Adriana Ibarra, socia en Baker McKenzie y experta en comercio exterior, los aranceles que pretende implementar EU a México es un balazo en el pie porque los productos que se fabrican en México tienen en promedio 40 por ciento de contenido estadounidense en productos manufacturados.

“Si piensas que los productos mexicanos tienen este porcentaje de contenido estadounidense, pues le estás pegando a tus propios productos. Y le estas pegando al consumidor de EU y las industrias de ese país, que utilizan productos mexicanos para fabricar bienes finales”, resaltó.

Kenneth Smith señaló que si Trump cada mes sube los aranceles hasta llegar a 25 por ciento, “conforme suban los aranceles va a ir teniendo mayor afectación y al poner un arancel de 20 por ciento en un producto, es casi seguro que lo saques del mercado”.

Resaltó que es muy difícil para México poder implementar una represalia sin lastimar su economía. “México tendrá que reaccionar con una represalia y tratar de encontrar suficientes productos estadunidenses para tratar de compensar ese golpe que nos dan en materia arancelaria”.

Ibarra destacó que la represalia de México deber ser pegarle a los sectores más sensibles y los que más han apoyado a Trump como el agrícola, “porque al hacer eso, los sectores van con el presidente y le reclaman, existe una presión política muy importante”.