México pierde oportunidad de atraer IED por guerra China-EU

La guerra comercial entre Estados Unidos y China cumplió 18 meses, desde que el gobierno de Donald Trump decidió imponer los primeros aranceles a productos importados de la nación asiática. 

Desde entonces firmas como Google, Apple, Universal Electronics Dell, Nintendo, Crocs, IRobot y GoPro decidieron mudar parte o toda su capacidad fabril de China para trasladarse a otros países que tengan una relación directa en Norteamérica, por lo que especialistas señalaron que México podría ser una de las naciones que podría sacar provecho de este conflicto. 

Sin embargo, a medida que las empresas comienzan a trasladarse, muy pocas firmas se han mudado a México, con lo que esa oportunidad comercial aún no se refleja en un aumento en la Inversión Extranjera Directa (IED) en manufactura, que en los primeros seis meses del año cayó 16.7 por ciento, al ubicarse en 7 mil 743.3 millones de dólares entre enero y junio de este año, de acuerdo con datos de la Secretaría de Economía. 

Lo anterior, resulta ser la variación porcentual negativa más grande desde 2015 en este rubro, además de ser la más baja captación de capital foráneo en manufacturas en siete años. 

“Aún es muy pronto para que se refleje una decisión de este tipo por dos razones, la primera es que las plantas extranjeras ubicadas en China están ahí para el mercado asiático, no son bienes que se vayan a regresar a Estados Unidos, y segundo, mover una planta de una empresa china no es fácil, pues toma tiempo formular una estrategia para que funcione una fábrica a largo plazo”, dijo Mario Hernández, socio líder del segmento IMMEX (Industria Manufacturera, Maquiladora y de Servicios de Exportación) de KPMG México. 

Destacó que otra situación que afecta la entrada de inversión extranjera en manufactura es la falta de una aprobación del Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), el cual aún sigue sin aprobarse en los tres países. 

“Tenemos conocimiento de empresas que manufacturan autopartes en otras partes del mundo (incluyendo China) que tienen interés en instalarse en México; sin embargo, la falta de la aprobación del T-MEC frena sus planes hasta tener más claridad sobre las nuevas reglas comerciales”, afirmó Óscar Albín, presidente de la Industria Nacional de Autopartes (INA). 

Un ejemplo es la fabricación de equipos de transporte, que incluye a la industria automotriz y de autopartes –es el principal rubro de atracción de IED manufacturera en México–, pues en los primeros 6 meses del año entraron 2 mil 780.6 millones de dólares, 23 por ciento menos que lo que se captó en igual periodo de 2018. 

Otro rubro con gran posibilidad de atracción de IED manufacturera es la fabricación de equipo de computación, comunicación, medición y otros componentes electrónicos, pero aún no se refleja en el país. 

Datos de la SE muestra que sólo llegaron a México en el primer semestre de 2019 alrededor de 531.2 millones de dólares, una caída de 51.2 por ciento frente a los que se inyectó en igual lapso del año pasado. 

“Este rubro es una gran oportunidad para que el país pueda atraer capital chino especializado en estos productos, junto con otros como aparatos eléctricos o de generación de energía”, agregó Mario Hernández. 

Ven más emisiones comerciales 

Pese a que las cifras de Economía no reflejan una mayor captación de IED en manufactura, Luis Aguirre Lang, presidente del Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación (Index), dijo que el país sí aprovecha la oportunidad comercial. 

“Si tú agregas lo que se identifica en la aduana del SAT en maquinaria y equipo y lo sumas a la IED en activos que registra economía, tuvimos 17 mil millones de dólares de inversión”, comentó en entrevista. 

Agrego que desde el año pasado se incrementó el número de misiones comerciales de firmas chinas, coreanas y taiwanesas en México. 

“Te puedo decir con mucho orgullo y gusto que ahorita tenemos el menor nivel de porcentaje de metros cuadrados libre para industria, pues ahora está ocupado en su mayoría de empresas estadounidenses y japonesas que vienen a México no sólo por la guerra comercial, también previendo la entrada de T-MEC”, destacó. 

Confirmó que siguen grandes proyectos detenidos de inversión manufacturera en México de empresas extranjeras por la falta de aprobación del T-MEC, pero dijo que hay confianza en que pronto se podría avanzar en este tema. 

“Tengo la confianza que se aprobará y porque beneficia a los tres y estos proyectos se migran de manera más rápida con operaciones en México”, dijo Aguirre Lang.