Acusan a la CFE de negligencia por muerte de un niño

Un cable de alta tensión y la lluvia fueron letales para Diego, quien no resistió una descarga eléctrica que lo mató.

La tragedia ocurrió el pasado 10 de agosto en la colonia Santa Teresa, en el municipio mixteco de Asunción Nochixtlán.

Diego caminaba por una calle sin pavimentar y su cuerpo de apenas 10 años no resistió la potente descarga eléctrica.

Desde la tribuna del congreso local se pidió “una luz por Diego”. La diputada Aurora Bertha López Acevedo propuso que la LXIV Legislatura apruebe un punto de acuerdo en el que se exhorta al titular de la Comisión Federal de Electricidad a cumplir con las medidas de restitución, compensación, rehabilitación, satisfacción y garantías de no repetición.

También se pidió a la empresa una disculpa pública por los daños ocasionados por sus omisiones, a las que se atribuyen la muerte del niño Diego Isaí López Montesinos y grave perjuicio a su madre Elizabeth López Montesinos.

Y es que, un año antes, a través de un oficio, se le avisó a la compañía de luz del riesgo de dejar tirados cables de alta tensión.

La madre de Diego recordó, en un escrito enviado a la Superintendencia de zona o encargado de líneas bajas de tensión de la CFE en Huajuapan de León, que “hace más de un año que vecinos de esta localidad habían solicitado el retiro de los cables de alta tensión que causaron la muerte de mi hijo”.

Mediante el escrito de fecha 04 de enero de 2018, el señor Manuel Jesús Miguel Pablo solicitó a la CFE “me retiren los cable de luz de alta tensión que pasan arriba de mis lotes ubicados en la colonia Santa Teresa (…) como ustedes saben es un riesgo para mí, mis trabajadores y mi familia. Sin embargo, esta Comisión nunca realizó una valoración del riesgo, ni actuó para garantizar que ninguna persona de esta colonia sufriera daño alguno”.

Considera que “la Comisión Federal de Electricidad no solamente tenía una obligación legal de realizar las labores de mantenimiento necesarias, sino que tenía un deber de realizar todas las acciones necesarias para proteger la vida e integridad del niño Diego Isaí López Montesinos y de todos los demás miembros de su colonia que se encontraban en una situación de riesgo real e inmediato de ser electrocutados, riesgo del cual la Comisión tenía conocimiento y, pese a ello, no adoptaron las medidas necesarias para evitar la muerte de mi hijo”.

Menciona que este caso es una violación a los derechos humanos con responsabilidad para el Estado y, por consiguiente, tiene la obligación de reparar los daños causados, no solamente de forma monetaria, sino garantizando que el daño no volverá a ser cometido, reconociendo su actuación indebida y accionando los mecanismos de sanción necesarios para castigar la actuación negligente del personal de dicha institución.

Los abogados Francisco y Nayomi Aoyama Morales manifestaron que “en caso de que el Estado incumpla con esta obligación de reparar la violación a los derechos humanos en fuero doméstico, incurriría en una responsabilidad internacional y da el derecho a la víctima a acceder a foros internacionales a solicitar que la reparación sea cumplida”.

“El pago que resulte de este procedimiento no exime la responsabilidad de ésta institución del Estado para realizar la reparación integral del daño conforme a los estándares internacionales; ni impide la presentación de cualquier otro recurso de protección a los derechos humanos por parte de la víctima, incluida una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos”.

Elizabeth López Montesinos insistió en que “los cables de luz que se encontraban mal instalados causaron de forma directa la muerte de mi hijo Diego Isaí López Montesinos de apenas 10 años de edad.

“Por lo que el Estado Mexicano, y en particular esta Comisión Federal de Electricidad, está obligado a realizar acciones que den algún sentido al gran dolor sufrido por mí y mi familia, ayuden a reconstruir nuestro proyecto de vida, ayudando a transformar nuestra situación actual y enfrentar las consecuencias de la tragedia vivida, restableciendo y reconociendo nuestra dignidad como personas y nuestros derechos”, añadió.

A su vez, la legisladora López Acevedo pidió honrar la memoria de Diego con un minuto de silencio y que su muerte sirva para evitar otras desgracias.