La novia, el novio y una sesión fotográfica griega

Así que su fotógrafo, que vive en Shanghái, apresuró a la pareja al otro lado de los techos enjalbegados de la isla y los senderos estrechos de la ladera, dándoles órdenes en chino frente a varios paisajes pintorescos.  Arriba de un hotel de lujo renombrado entre los chinos por ser el lugar donde se filmó una popular comedia romántica, le dijo al novio exhausto que cargara a su prometida como si estuvieran entrando a la habitación matrimonial. La tercera fue la vencida.
Así que su fotógrafo, que vive en Shanghái, apresuró a la pareja al otro lado de los techos enjalbegados de la isla y los senderos estrechos de la ladera, dándoles órdenes en chino frente a varios paisajes pintorescos. Arriba de un hotel de lujo renombrado entre los chinos por ser el lugar donde se filmó una popular comedia romántica, le dijo al novio exhausto que cargara a su prometida como si estuvieran entrando a la habitación matrimonial. La tercera fue la vencida.
Así que su fotógrafo, que vive en Shanghái, apresuró a la pareja al otro lado de los techos enjalbegados de la isla y los senderos estrechos de la ladera, dándoles órdenes en chino frente a varios paisajes pintorescos.  Arriba de un hotel de lujo renombrado entre los chinos por ser el lugar donde se filmó una popular comedia romántica, le dijo al novio exhausto que cargara a su prometida como si estuvieran entrando a la habitación matrimonial. La tercera fue la vencida.
Así que su fotógrafo, que vive en Shanghái, apresuró a la pareja al otro lado de los techos enjalbegados de la isla y los senderos estrechos de la ladera, dándoles órdenes en chino frente a varios paisajes pintorescos. Arriba de un hotel de lujo renombrado entre los chinos por ser el lugar donde se filmó una popular comedia romántica, le dijo al novio exhausto que cargara a su prometida como si estuvieran entrando a la habitación matrimonial. La tercera fue la vencida.
Así que su fotógrafo, que vive en Shanghái, apresuró a la pareja al otro lado de los techos enjalbegados de la isla y los senderos estrechos de la ladera, dándoles órdenes en chino frente a varios paisajes pintorescos.  Arriba de un hotel de lujo renombrado entre los chinos por ser el lugar donde se filmó una popular comedia romántica, le dijo al novio exhausto que cargara a su prometida como si estuvieran entrando a la habitación matrimonial. La tercera fue la vencida.
Así que su fotógrafo, que vive en Shanghái, apresuró a la pareja al otro lado de los techos enjalbegados de la isla y los senderos estrechos de la ladera, dándoles órdenes en chino frente a varios paisajes pintorescos. Arriba de un hotel de lujo renombrado entre los chinos por ser el lugar donde se filmó una popular comedia romántica, le dijo al novio exhausto que cargara a su prometida como si estuvieran entrando a la habitación matrimonial. La tercera fue la vencida.
Las fotografías previas a la boda se han convertido en un negocio multimillonario en la era de Instagram, sobre todo para las parejas asiáticas.  Muchos novios y novias chinos que planean ceremonias tradicionales en su país primero eligen tomarse fotografías profesionales bajo la torre Eiffel en París, en el Big Ben en Londres y en la campiña inglesa. (“Un efecto de Downton Abbey en las sesiones fotográficas chinas previas a la boda”, informó el South China Morning Post). Nueva Zelanda y la Antártida son los destinos populares más recientes para este tipo de sesiones fotográficas.
Las fotografías previas a la boda se han convertido en un negocio multimillonario en la era de Instagram, sobre todo para las parejas asiáticas. Muchos novios y novias chinos que planean ceremonias tradicionales en su país primero eligen tomarse fotografías profesionales bajo la torre Eiffel en París, en el Big Ben en Londres y en la campiña inglesa. (“Un efecto de Downton Abbey en las sesiones fotográficas chinas previas a la boda”, informó el South China Morning Post). Nueva Zelanda y la Antártida son los destinos populares más recientes para este tipo de sesiones fotográficas.
Las fotografías previas a la boda se han convertido en un negocio multimillonario en la era de Instagram, sobre todo para las parejas asiáticas.  Muchos novios y novias chinos que planean ceremonias tradicionales en su país primero eligen tomarse fotografías profesionales bajo la torre Eiffel en París, en el Big Ben en Londres y en la campiña inglesa. (“Un efecto de Downton Abbey en las sesiones fotográficas chinas previas a la boda”, informó el South China Morning Post). Nueva Zelanda y la Antártida son los destinos populares más recientes para este tipo de sesiones fotográficas.
Las fotografías previas a la boda se han convertido en un negocio multimillonario en la era de Instagram, sobre todo para las parejas asiáticas. Muchos novios y novias chinos que planean ceremonias tradicionales en su país primero eligen tomarse fotografías profesionales bajo la torre Eiffel en París, en el Big Ben en Londres y en la campiña inglesa. (“Un efecto de Downton Abbey en las sesiones fotográficas chinas previas a la boda”, informó el South China Morning Post). Nueva Zelanda y la Antártida son los destinos populares más recientes para este tipo de sesiones fotográficas.
Las fotografías previas a la boda se han convertido en un negocio multimillonario en la era de Instagram, sobre todo para las parejas asiáticas.  Muchos novios y novias chinos que planean ceremonias tradicionales en su país primero eligen tomarse fotografías profesionales bajo la torre Eiffel en París, en el Big Ben en Londres y en la campiña inglesa. (“Un efecto de Downton Abbey en las sesiones fotográficas chinas previas a la boda”, informó el South China Morning Post). Nueva Zelanda y la Antártida son los destinos populares más recientes para este tipo de sesiones fotográficas.
Las fotografías previas a la boda se han convertido en un negocio multimillonario en la era de Instagram, sobre todo para las parejas asiáticas. Muchos novios y novias chinos que planean ceremonias tradicionales en su país primero eligen tomarse fotografías profesionales bajo la torre Eiffel en París, en el Big Ben en Londres y en la campiña inglesa. (“Un efecto de Downton Abbey en las sesiones fotográficas chinas previas a la boda”, informó el South China Morning Post). Nueva Zelanda y la Antártida son los destinos populares más recientes para este tipo de sesiones fotográficas.
Para aprovechar el mercado chino, los fotógrafos griegos han creado sitios web con galerías de novias hermosas que se estiran lánguidamente o guían caballos blancos en la playa.  Los funcionarios de la isla, como sus contrapartes en toda Grecia, han ido tras la inversión china durante la crisis económica del país, y valoran el aumento lucrativo en el número de visitantes chinos.
Para aprovechar el mercado chino, los fotógrafos griegos han creado sitios web con galerías de novias hermosas que se estiran lánguidamente o guían caballos blancos en la playa. Los funcionarios de la isla, como sus contrapartes en toda Grecia, han ido tras la inversión china durante la crisis económica del país, y valoran el aumento lucrativo en el número de visitantes chinos.
Para aprovechar el mercado chino, los fotógrafos griegos han creado sitios web con galerías de novias hermosas que se estiran lánguidamente o guían caballos blancos en la playa.  Los funcionarios de la isla, como sus contrapartes en toda Grecia, han ido tras la inversión china durante la crisis económica del país, y valoran el aumento lucrativo en el número de visitantes chinos.
Para aprovechar el mercado chino, los fotógrafos griegos han creado sitios web con galerías de novias hermosas que se estiran lánguidamente o guían caballos blancos en la playa. Los funcionarios de la isla, como sus contrapartes en toda Grecia, han ido tras la inversión china durante la crisis económica del país, y valoran el aumento lucrativo en el número de visitantes chinos.
Para muchas parejas, las tarifas que alcanzan las decenas de miles de euros son un pequeño precio que pagar por una imagen que, según ellos, encapsula el verdadero romance y la movilidad social.  “Es tan importante, si no más, que el anillo”, dijo Olivia Martin-McGuire, directora de “China Love”, un documental sobre esta industria.  Además, para las parejas que no pueden pagar todo eso, hay estudios fotográficos en Shanghái que ofrecen montajes de Santorini.
Para muchas parejas, las tarifas que alcanzan las decenas de miles de euros son un pequeño precio que pagar por una imagen que, según ellos, encapsula el verdadero romance y la movilidad social. “Es tan importante, si no más, que el anillo”, dijo Olivia Martin-McGuire, directora de “China Love”, un documental sobre esta industria. Además, para las parejas que no pueden pagar todo eso, hay estudios fotográficos en Shanghái que ofrecen montajes de Santorini.
Hacer que te tomen fotos antes de la boda en Santorini en sí parecía ser lo más importante en el mundo para Tzuchi Lin, de 26 años, y su prometida, Yingting Huang.  “Es muy emocionante. De hecho, no dormimos anoche”, dijo Lin, que es conocido como Kenny, en su habitación de hotel una mañana reciente. Su prometida de 30 años, que se hace llamar Penny, se ponía aerosol en el cabello frente a dos vestidos de novia colgados de las persianas.Hacer que te tomen fotos antes de la boda en Santorini en sí parecía ser lo más importante en el mundo para Tzuchi Lin, de 26 años, y su prometida, Yingting Huang.  “Es muy emocionante. De hecho, no dormimos anoche”, dijo Lin, que es conocido como Kenny, en su habitación de hotel una mañana reciente. Su prometida de 30 años, que se hace llamar Penny, se ponía aerosol en el cabello frente a dos vestidos de novia colgados de las persianas.
Hacer que te tomen fotos antes de la boda en Santorini en sí parecía ser lo más importante en el mundo para Tzuchi Lin, de 26 años, y su prometida, Yingting Huang. “Es muy emocionante. De hecho, no dormimos anoche”, dijo Lin, que es conocido como Kenny, en su habitación de hotel una mañana reciente. Su prometida de 30 años, que se hace llamar Penny, se ponía aerosol en el cabello frente a dos vestidos de novia colgados de las persianas.Hacer que te tomen fotos antes de la boda en Santorini en sí parecía ser lo más importante en el mundo para Tzuchi Lin, de 26 años, y su prometida, Yingting Huang. “Es muy emocionante. De hecho, no dormimos anoche”, dijo Lin, que es conocido como Kenny, en su habitación de hotel una mañana reciente. Su prometida de 30 años, que se hace llamar Penny, se ponía aerosol en el cabello frente a dos vestidos de novia colgados de las persianas.