Aumentan las renuncias laborales por insatisfacción

Un total de 222 mil 879 personas declaró haber tenido eventos de abandono de sus puestos de trabajo durante el primer trimestre del año, lo que no sólo significó un aumento de 18.4% frente a igual trimestre de 2018, sino que representó la cifra más alta de la que se tenga registro para un mismo periodo, reveló la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Inegi.

Del total de renuncias, 123 mil 428 personas lo hicieron por argumentar que “las condiciones laborales se deterioraron o implicaban riesgos personales y/o de salud”, un aumento de 12.3% anual, y por “conflictos laborales o con sus superiores”, renunciaron 58 mil 977 personas, un aumento de 14.2% anual.

Por “discriminación o acoso” dejaron su trabajo 23 mil 542 personas, un aumento de 70.5% anual, y por “no poder responder a las exigencias del trabajo” abandonaron su plaza 16 mil 932 personas, un incremento de 30.7% anual.

Los cuatro conceptos descritos de renuncias por insatisfacción laboral representaron en su conjunto 28.4% del total de casos, la proporción más alta desde 2012 en un enero-marzo.

OTROS MOTIVOS

El Inegi mostró que, en total, 783 mil 962 personas declararon haber tenido evento de abandono de su trabajo durante el primer trimestre de 2019, que también fue el valor más alto desde que se tenga registro, y que implicó un crecimiento de 7.0% frente al mismo periodo del año inmediato anterior.

Por sectores económicos, en el agropecuario 11 mil 249 personas presentaron su renuncia por insatisfacción laboral, un alza de 8.4% frente a enero-marzo de 2018.

En el sector industrial, 66 mil 934 personas renunciaron a sus plazas laborales, un incremento de 40.9% anual, y en los sectores comercial y de servicios (terciario) el número de salidas fue de 143 mil 944 personas, un aumento de 13.6% anual.

Es en este sector terciario donde se ubican los empleos del sector público, que desde la llegada de esta administración federal, se han registrado tanto despidos como renuncias de personal.

Así, un caso emblemático de renuncia por insatisfacción laboral se registró ayer 21 de mayo, con la salida de Germán Martínez del IMSS, quien mostró su descontento por los recortes presupuestales y por la injerencia de Hacienda dentro del instituto.

NUEVOS PUESTOS: 6 DE 10 SON PRECARIOS

Encontrar un empleo con prestaciones de ley es cada vez más difícil. La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo revelan que de 1 millón 275 mil puestos de trabajo que se generaron en el último año, 62.5% fue en condiciones de informalidad.

Así, 618 mil empleos se ubicaron en el sector informal tradicional, es decir, en el ambulantaje; 241 mil se generaron en empresas bien constituidas o instituciones públicas que pagan fuera de nómina para abaratar los costos laborales; en tanto que 68 mil correspondieron a trabajo doméstico remunerado. 

Esto significa que por cada dos empleos informales que se ofertaron apenas se generó uno formal. Los resultados indican que del total de vacantes creadas el año pasado sólo 37.4%, equivalente a 477 mil 978 plazas, otorgaban seguridad social.

Bertha Ponce, trabajadora social por la UNAM, asegura que la falta de oportunidades laborales formales orilla a las personas a laborar en condiciones vulnerables.

Frente a los altos índices de desempleo, la gente prefiere carecer de prestaciones que de una fuente de ingresos”.

La académica asegura que los mexicanos que se suman a la informalidad responden a que el tiempo promedio para encontrar un empleo formal rebasa los seis meses. “Se trata de una opción de supervivencia frente a la escasez de capital durante la búsqueda de un trabajo formal”.