Presentan al Senado iniciativa sobre la operación de la Guardia Nacional

La Guardia Nacional tendrá presencia en todo el país y vigilará todas las actividades productivas y sociales.

De acuerdo con la iniciativa sobre su operación, que ayer recibió el Senado, tiene facultades para investigar a nivel ministerial, realizar inteligencia, hacer operaciones encubiertas, intervenir servicios de telecomunicaciones, cuidar penales, detener migrantes, vigilar caminos, carreteras, puentes, aduanas, garitas, aeropuertos e incluso la red pública de internet.

Sus elementos deberán someterse a controles de confianza, tener el Certificado Único Policial y recibir entrenamiento contra tortura y uso excesivo de la fuerza.

Además, los servicios de la Guardia Nacional tendrán un costo para los gobiernos estatales y municipales, que se cargará de sus presupuestos.

Otra ley que se puso ayer a consideración del Senado es la que reglamentará el uso de la fuerza. En ella se establece que los cuerpos de seguridad podrán “responder con fuerza letal” cuando un sujeto o un grupo de personas los amenacen con medios que también impliquen una amenaza letal.

Este tipo de fuerza no podrá ser usado en un bloqueo de calles o sobre una manifestación social pacífica.

Los legisladores también recibieron ayer la propuesta para crear la Ley Nacional del Registro de Detenciones.

Luis Rodríguez Bucio, general en proceso de retiro, será el comandante de la Guardia Nacional, anunció ayer el secretario de Seguridad Ciudadana, Alfonso Durazo.

La corporación de reciente creación tendrá un Estado Mayor conformado por Xicoténcatl de Azolohua Núñez Márquez, general de brigada (representando al Ejército); el contralmirante Gabriel García Chávez (por parte de la Marina); y la comisaria general Patricia Rosalinda Trujillo Mariel, de la Policía Federal.

En el anuncio el Presidente enfatizó que la prioridad de este organismo es garantizar la seguridad pública con el respeto a los derechos humanos, con vigilancia de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos.

El secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, insistió en que los cursos en el respeto a los derechos humanos de sus futuros elementos iniciaron desde antes de que se formalizara la creación de la GN.

Por su parte, Durazo acudió al Senado a entregar el paquete de cuatro iniciativas de ley para dar forma legal a la nueva Guardia Nacional.

En la propuesta para la reforma a la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública se instruye que las academias e institutos policiales impulsen “una doctrina policial civil”.

Define también el concepto de “proximidad social”, como “una actividad auxiliar a las funciones de prevención, a través de la proactividad y la colaboración con otros actores sociales, bajo una política de colaboración interna e interinstitucional que fortalezca gobernanza local”.

Dispone también que “el Centro Nacional de Información regulará el Servicio Nacional de Atención de Llamadas de Emergencia bajo el número único 911, en coordinación con las entidades federativas”, para lo cual se procurará la estandarización y certificación de los Centros de Atención de Llamadas de Emergencia.

El general Luis Rodríguez Bucio, nuevo comandante de la Guardia Nacional, dijo que no podría imaginarse a un civil dirigiendo a este grupo pues se requiere del conocimiento, la experiencia y a veces hasta el grado para dar órdenes.

Todo soldado espera que sus sargentos tengan mejor experiencia que él, los oficiales tienen una experiencia más que el personal de tropa y, en este caso, creo que para dirigir una organización como la Guardia Nacional definitivamente se requiere un personal militar, porque si no un mando civil no es que no fuera, pero sí se vería mucho más complicado dar órdenes, porque aquí hay que dar órdenes” expuso.  

En entrevista con Jorge Fernández Menéndez y Bibiana Belsasso en ADN 40, el general con 45 años de carrera planteó la necesidad de poner énfasis en la disciplina en un grupo como la Guardia Nacional

No podemos tener un cuerpo armado (porque la Guardia Nacional tendrá armas) sin disciplina o con poca disciplina. Tenemos que tener un cuerpo muy disciplinado. La disciplina es la base de la estructura y es la que permite que las órdenes se cumplan,  que lo que se indica se cumpla, se haga”, precisó. 

En este contexto, señaló que las Fuerzas Armadas se deben a la población y por lo tanto no deben violar sus derechos. “No debe hacerse una sola violación de derechos humanos”, destacó tras considerar que en algunos casos se cometen “sin querer”.

El general tuvo a su cargo un grupo de 400 personas y tiene 45 años de carrera militar. cumplirá 63 años en agosto, momento en el que completará su proceso de retiro de las Fuerzas Armadas.

Y acotó: “no considero que haya soldados mal adiestrados para hacer el mal intencionalmente”.

Durante la entrevista, el general contó que fue comandante de un batallón de 400 hombres bajo su mando y que está a punto de retirarse, al cumplir 63 años.

En su nueva encomienda, se comprometió a dedicar esfuerzo y voluntad para “cumplir con la misión”. En esta ocasión se está intentando algo diferente, construir una nueva organización que dé más certidumbre, una organización que esté presente siempre.

Así, la Guardia Nacional actuará en “las zonas fronterizas y en la tierra firme de los litorales, la parte perteneciente al país de los paros y puentes limítrofes, aduanas, recintos fiscales, con excepción de los marítimos; secciones aduaneras, garitas, puntos de revisión aduaneros, los centros de supervisión y control migratorio, las carreteras federales, las vías férreas, los aeropuertos, el espacio aéreo y los medios de transporte que operen en las vías generales de comunicación, así como sus servicios auxiliares”, señala el documento.

También operará en “los parques nacionales, las instalaciones hidráulicas y vasos de las presas, los embalses de los lagos y los cauces de los ríos; los espacios urbanos considerados como zonas federales, así como en los inmuebles, instalaciones y servicios de dependencias y entidades de la Federación; todos aquellos lugares, zonas o espacios del territorio nacional sujetos a la jurisdicción federal y en todo el territorio nacional en el ámbito de su competencia”.

De igual forma, esta ley establece que los cuerpos de seguridad podrán tener a su cargo un bastón PR24, tolete o equivalente; dispositivos que generan descargas eléctricas; esposas o candados de mando; sustancias irritantes en aerosol y mangueras de agua a presión, como armas no letales.

Y como armas letales serán consideradas las armas de fuego y explosivos permitidos en términos de la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos.

Los integrantes de las instituciones de Seguridad Pública podrán tener a su cargo equipo auto-protector, tales como escudos, cascos, chalecos a prueba de balas y medios de transporte a prueba de balas, a fin de disminuir la necesidad de armas de cualquier tipo”, indica el texto.