Por sobrepoblación de Pez Diablo en Sonora, secaran la laguna del Náinari

La rápida propagación y la forma de anidación del pez diablo en la laguna del Náinari, ubicada en Ciudad Obregón, en el estado de Sonora, ha llevado a las autoridades ha tomar la decisión de drenarla por completo y prevenir problemas en la flora, fauna e incluso un riesgo de colapso en los andadores. Así fue informado por el director de la Promotora Inmobiliaria de Cajeme (responsable de este espacio), Omar García.

Resulta que la población de este pez es ya responsable de una alta mortandad de diferentes especies que habitan en la zona, por lo que esta decisión es parte de un plan de contingencia ambiental.

Es importante mencionar que este pez se utiliza para limpiar peceras cuando es pequeño, pero su rápida reproducción se vuelve un problema cuando crece ya que se alimenta de manera muy agresiva de la flora y fauna de su hábitat.

El pez diablo puede vivir hasta 14 horas fuera del agua y cuenta con una coraza que lo protege de otros depredadores. Se afirma que por todo lo anterior las acciones tienen que ser “tajantes para erradicarlo”.

En este sentido, el encargado del departamento de Desarrollo Rural y Pesca, Alfredo Bahena, informó que el muestreo realizado en las aguas reveló una ausencia de tilapia joven y carpa, situación que habla de un desequilibrio de la población.

Pero ¿cuál será el proceso? 

El secado de la laguna se va a llevar a cabo en tres etapas: en primer lugar se va a bombear el agua hacia el drenaje reteniendo a través de filtros al pez diablo y pangasio. Posteriormente se va a limpiar el fango del fondo de la laguna y se va a dejar secar por un mes para asegurar que los huevecillos de esta especia sobrevivan.

Finalmente se va a inyectar agua limpia.

Se estima que en total se tengan que desembolsar aproximadamente 2 millones de pesos y se inicien los trabajos en febrero próximo.