Muere niño tras ahogarse con una uva de Nochevieja

This is grapes for the countdown on New Years Eve, they are taken in the last 12 seconds before midnight and you need to think of a resolution, this is especially for the new years resolution that you will put in your mind on those last seconds of the last year and for the next year in that last second. On top of the Grapes, we see a New Years Eve sign especially? to know that this is those special grapes and to prepare the celebration of the new years eve

Un menor de tres años de edad, murió la noche del 31 de diciembre pasado mientras celebraba junto a su familia la despedida del año 2018.

De acuerdo al informe policial, el pequeño se encontraba en compañía de su madre, un tío, una abuela y un hermano menor.

Según fuentes locales, cerca de la medianoche, en un domicilio ubicado en la región de Gijón, España, el niño comía una de las doce uvas que suelen comerse para despedir el año, cuando se atragantó con una.

La familia, de origen ecuatoriano, dijo no haberse dado cuenta inmediatamente de que el niño se estaba atragantando, lo que retrasó que se contactara a los servicios de emergencia para que lo trasladaran a un hospital.

Tras percatarse del incidente, se pidió una ambulancia, misma que trasladó al pequeño, identificado únicamente como Tiago, a un hospital local, donde llegó sin presentar respiración ni pulso.

Los paramédicos que atendieron al menor indicaron que a pesar de sus intentos por reanimarlo, “el pequeño no los asimiló y murió”.

Por su parte, la madre del menor indicó a un medio local que esa noche “fue una pesadilla”.

Con el fin de evitar que este tipo de casos vuelvan a suceder, las autoridades recomiendan no darles uvas a los menores de cuatro o cinco años, ya que podrían ahogarse fácilmente con ellas.

Por su textura y forma, las uvas pueden atorarse fácilmente en la laringe de los pequeños.

Tampoco se recomienda administrar a los pequeños alimentos duros o de tamaño pequeño, ya que podrían atragantarse.

Según datos de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello, comer uvas es la tercera causa de asfixia entre los niños, en especial los menores de cinco años de edad.