“Franklin” deja socavones, colonias inundadas e incomunicadas en Campeche

Después de que el pasado martes, la tormenta tropical “Franklin 1” colapsó el Mega Drenaje Pluvial el pasado martes –horas después de que el presidente Enrique Peña Nieto “lo inauguró”–, varios socavones se han abierto en las arterias viales que corren sobre esa infraestructura.

Aunque el más grande hasta ahora es el que apareció ayer en la avenida Colosio en un tramo que se mantiene cerrado al tráfico vehicular, no es el único.

Otros más se han reportado en la avenida López Portillo, a las puertas de la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR) y en la avenida Central. Además, en diversos tramos de esas arterias comienza ya a hundirse la carpeta asfáltica.

Esas son las afectaciones menores que el fenómeno meteorológico dejó en la ciudad, pues a consecuencia de la inundación que provocó el pasado martes, numeras colonias continúan entre agua o incomunicadas.

La inoperancia de las autoridades estatales y municipales antes, durante y después de la contingencia, alimentó la indignación ciudadana.

Y es que, en su semana estelar, el gobernador Alejandro Moreno Cárdenas no permitió que nada saboteara su lucimiento, ni siquiera una eventualidad como la que causó “Franklin” a su paso como tormenta tropical en esta capital.

Pese a las advertencias que en su momento emitió el Sistema Nacional de Protección Civil sobre la proximidad del meteoro, el gobierno estatal optó por minimizarlas porque el lunes 7 el mandatario rendiría su segundo informe de gobierno, el martes 8 por la visita de Peña Nieto y el miércoles y jueves se celebraría aquí el cónclave priista para reformar sus estatutos nacionales.

Quizá te interese: La SHCP ordena bloquear las cuentas de Rafa Márquez y Julión Álvarez

Sólo una vez sesionó, o se dijo mediante un boletín de prensa que así fue, el Consejo Estatal de Protección Civil que preside el gobernador. La sesión, según el informe oficial, en el que también se dio a conocer que el mandatario había salido a recorrer las colonias afectadas, ocurrió en los primeros minutos del miércoles.

La misma noche del martes fue necesario evacuar el hospital del ISSSTE y reubicar a 31 pacientes que estaban ahí internados porque parte de las instalaciones resultaron afectadas por el deslave de un cerro al pie del cual se ubica el nosocomio, y cuya cima por cierto está coronada por la mansión del mandatario.

De la emergencia se hicieron cargo la Cruz Roja, la Naval y el Cuerpo de Bomberos.

Debido a que las autoridades estatales minimizaron las alertas, mucha gente fue sorprendida por el temporal en las calles. No se habilitaron ni se dio a conocer previamente a la población la ubicación de los albergues como marcan los protocolos, por lo que al momento de la contingencia personas cuyas casas resultaron inundadas no supieron dónde refugiarse.

Algunos se formaron en el Cecyte, que siempre se usa como albergue, pero éste no estuvo abierto. Para cuando llegaron a abrirlo, la gente que ahí estuvo esperando ya se había retirado. Otros han denunciado en las redes que solicitaron auxilio para evacuar sus zonas, pero no obtuvieron respuesta.

Aunque muchas de las colonias continúan en el agua, ni el secretario de Protección Civil, Gonzalo Brito, ni la vocera de la dependencia, Karla Maín, han salido a dar la cara. Tampoco lo ha hecho el alcalde, Edgar Hernández Hernández, ni otras autoridades del ayuntamiento, lo que con el correr de los días, lejos de aminorar, ha alimentado el enojo popular.

Pero para el gobernador, según declaró en una entrevista, “afortunadamente no hubo ningún hecho que lamentar”.

Síguenos en Twitter @radiozitacuaro y Facebook

Fuente y foto(s)  Proceso

Ingresa y deja tu comentario