Rescatan a niño que vivía entre basura con padres adictos

Un niño de apenas siete años de edad fue encontrado viviendo en una casa colmada de basura, agujas usadas y comida podrida junto a sus padres adictos a las drogas.

La vivienda, ubicada en la ciudad británica de Leicester, se encontraba en condiciones deplorables cuando los agentes de servicio social y la policía llegaron al lugar, informó Mirror.

Los oficiales detallaron que un horrible olor impregnaba la casa y encontraron al niño sin ropa interior ni calcetines, con evidentes signos de descuido por parte de sus padres.

Las condiciones eran desagradables, con comida podrida y montones de basura por todas partes”, describió el fiscal Alexander Wolfson.

Incluso encontraron nubes de moscas y heces de ratones distribuidas por la casa, mientras que el baño estaba sucio y no parecía haber artículos de higiene personal.

El niño dijo a la policía que había comido únicamente “unas galletas” ese día, según informes de Daily Mail.

No tenía juguetes, al parecer jugaba con una tostadora en la habitación de sus padres y se acostaba cuando quería. También solía jugar mucho XBox y se alimentaba de pan con mantequilla y catsup.

Las autoridades locales habían perdido el rastro del niño luego de que se mudara de casa y faltara a la escuela durante seis meses.

El niño fue traslado a una casa hogar, donde recibe los cuidados y atenciones que necesita. Sus tutores provisionales informaron que se resistía a lavarse, cepillarse los dientes y estaba “aterrorizado por las moscas”, incluso tenía dificultades para diferenciar el día y la noche.

Los médicos que lo examinaron encontraron que pese a todo no presentaba desnutrición u otros problemas de salud. Fue reingresado a una escuela, donde fue evaluado y resultó con dos años de retraso respecto a su edad.

Ambos padres se declararon culpables del delito de crueldad infantil por negligencia, por lo que fueron sentenciados a 10 meses de cárcel, una suspensión de 18 meses y un año de rehabilitación de drogas. Cabe decir que mantienen contacto con su hijo bajo supervisión.

Con información de Mirror y Daily Mail.