Dos mexicanos entre los asesinados en Kansas

Cuatro personas han muerto, entre ellas dos mexicanas, y otras cinco han resultado heridas en un tiroteo ocurrido la madrugada del domingo en un bar de Kansas City (Misuri, Estados Unidos). La policía, según un portavoz, fue avisada a las 1.27 del domingo (hora local) y los agentes se encontraron los cuatro cadáveres en el interior. Todos los fallecidos son varones hispanos, uno de casi 60 años, otro en la treintena y dos veinteañeros. Los heridos fueron hospitalizados y se encuentran en situación estable.

Fue una pelea en el interior del bar Tequila KC, según un comunicado de la Policía, la que originó el tiroteo. Los investigadores no consideran que se trate de un incidente motivado por el racismo.

La Policía cree que “posiblemente hubo dos sospechosos” que salieron del bar tras la pelea, y después regresaron a balazos. Ambos llevaban armas de fuego cortas. “Desafortunadamente, se fueron y decidieron llevarlo a otro nivel, volvieron y empezaron a disparar”, dijo el portavoz de la Policía Thomas Tomasic a los medios locales.

Los dos sospechosos se dieron a la fuga, pero quedaron retratados por las cámaras de seguridad. Los agentes no creen que haya peligro de que los sospechosos vayan a “salir y hacer esto de nuevo”.

Había unas cuarenta personas en el interior del establecimiento en el momento de los hechos, según Tomasic. “Es un bar bastante pequeño, así que tienes a dos tipos entrando y empezando a disparar, y la gente corre, corre adonde puede”, explicó el portavoz.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, confirmó que dos de los fallecidos son mexicanos. “Les comunico que hay dos mexicanos fallecidos en Kansas, extendemos el más sentido pésame del Gobierno de México a sus familiares y amigos. Tendrán nuestro apoyo sus familias. Por tener datos respecto a quienes y por qué perpetraron este crimen”, dio a conocer el canciller en su cuenta de Twitter.

Hace dos meses, a primeros de agosto, otros ocho mexicanos murieron asesinados durante una masacre ejecutada por un asesino solitario en un establecimiento Wal Mart de El Paso que dejó en total 20 muertos y otros 26 heridos. El asesino reconoció que su objetivo era matar al mayor número posible de mexicanos.

Tras estas muertes, la Cancillería mexicana anunció que tomaría acciones legales y calificó el hecho como “un acto de barbarie en el que perdieron la vida mexicanas y mexicanos inocentes”.