Mexicano acusado de homicidio en EU se suicida.

Un inmigrante mexicano que vivía de manera ilegal en Estados Unidos y que estaba acusado de cinco homicidios aparentemente se quitó la vida colgándose en su celda en una prisión de San Luis.

Pablo Serrano Vitorino, de 43 años, fue hallado solo dentro de su celda el martes a las 2:02 de la madrugada y fue declarado muerto en un hospital una hora después, dijo Koran Addo, portavoz de la alcaldía de San Luis.

Addo no dio más detalles pero el director de Seguridad Pública de St. Louis Jimmie Edwards dijo al St. Louis Post-Dispatch que Serrano se colgó y dejó una nota en español. Edwards estaba fuera de la ciudad y no sabía si Serrano había estado bajo vigilancia por riesgo de suicidio o cuándo fue la última vez que los carceleros lo vieron.

Serrano fue acusado de matar a tiros a cuatro hombres en una casa en Kansas City, Kansas, el 7 de marzo del 2016. Fue arrestado un día después a 274 kilómetros de allí, en el condado de Montgomery, en Missouri, donde se le acusó de matar a Randy Nordman, de New Florence. Le presentaron cargos de homicidio premeditado por las cinco muertes.

Serrano estaba detenido en San Luis a la espera de su juicio en octubre en el caso de Missouri. Los fiscales tenían planeado solicitar la pena de muerte.

El reo había tratado de quitarse la vida antes con una navaja de afeitar en una cárcel del condado de Montgomery poco después de su arresto. Tras ser hospitalizado, lo llevaron de nuevo a la cárcel.

Las autoridades dicen que Serrano mató a tiros a su vecino Michael Capps, de 41 años, en Kansas City, y a otros tres hombres en la casa de Capps -los hermanos Austin Harter, de 29 años, y Clint Harter, de 27, y Jeremy Waters, de 36-. Antes de morir, una de las víctimas logró llamar a la policía.

Las autoridades no han revelado el posible móvil.

Serrano fue deportado a México tras ser declarado culpable de un delito grave en el 2003, pero regresó a Estados Unidos de manera ilegal y fue arrestado en 2014 y 2015.