“Nomás nos encomendamos a Dios”

Acostumbrados a vivir con miedo por lo menos desde el 2006, habitantes de Uruapan realizan sus actividades normales tras el asesinato de 19 personas en la llamada capital mundial del aguacate.

Personas como don Melchor Valencia Solís, superan el temor y salen a trabajar encomendados a su fe.

Sí tenemos temor, pero qué le hacemos tenemos que trabajar, tenemos que salir a ganarnos la tortilla, nomás nos encomendamos a Dios, hay que trabajar, Dios por delante nos protege, comentó Melchor Valencia Solís, habitante de Uruapan.

Al señor Valencia Solís quien trabaja como repartidor de gas le preocupan sus hijos.

Los que tenemos hijos igual nos preocupamos, aunque los tengamos en la casa de todos modos tenemos temor que les hagan algo o por accidente, una equivocación, les hagan algo”, dijo.

En Uruapan las actividades económicas no se detienen; mientras corporaciones policiales realizan operativos discretos en la ciudad y e evidentes en la periferia.

Este hecho sin precedentes, reunió a los principales mandos de Seguridad Pública y militares para diseñar nuevas estrategias.

El secretario de Seguridad Pública, Israel Patrón Reyes, reconoció que las corporaciones policiales fueron sorprendidas durante el cambio de turno.

Efectivamente tuvimos un cambio de turno y sabemos que en ciertos horarios tenemos debilidad institucional porque estamos haciendo los relevos de cada una de las autoridades este fue el horario que en esta ocasión coincidió, sin embargo, nos pone en alerta y estamos tomando acciones para que no nos vuelva a pasar”, explicó.

El funcionario confirmó que son 19 los muertos relacionados entre sí y uno más la noche del miércoles, que no tiene conexión con el multihomicidio.