Saneamiento de aguas residuales, prioridad del Plan 20-21

Morelia, Michoacán, a 17 de enero de 2020.- Lograr que operen al 100 por ciento las Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales del 50 por ciento de los municipios, así como ampliar el acceso de la población al agua potable, constituyen las metas principales del Plan 20-21 que el Gobernador Silvano Aureoles impulsará en materia hídrica.

Como parte del compromiso que el mandatario mantiene con las y los michoacanos, la apuesta sigue siendo resolver las demandas más necesarias y el agua es una de ellas, porque además de ser un derecho, permite elevar la calidad de vida de las personas y las comunidades.

Así, para que Michoacán siga avanzando, la Comisión Estatal del Agua y Gestión de Cuencas (CEAC), incrementará y reforzará las acciones y obras en cuanto a tratamiento y saneamiento de aguas residuales, para lo cual la coordinación entre los tres niveles de gobierno será primordial, así como la gestión y mezcla de recursos para construir, ampliar o rehabilitar la infraestructura hidráulica prioritaria.

Las cabeceras municipales con mayor cantidad de población y las comunidades aledañas a los principales cuerpos de agua, como es el Lago de Pátzcuaro, será donde se enfocarán los esfuerzos, a fin de aumentar el 41.49 por ciento de cobertura actual que se alcanza con las 44 plantas que operan.

Para lograr los objetivos del Plan 20-21, este año se concluirán los sistemas de tratamiento de San Francisco Pichátaro, municipio de Tingambato; Vista Hermosa, Briseñas, Cuitzeo, La Huacana; Paso del Molino, en Tangamandapio; San Andrés Tziróndaro, en Quiroga y Nahuatzen, con los cuales se evitarán focos de infección, se garantizará al acceso a agua limpia y se preservará el medio ambiente.

En materia de agua potable, se concretarán los sistemas de Maravatío; Lombardía, en Gabriel Zamora y Ziráhuato, en Zitácuaro; en saneamiento, también se concluirán los colectores de Huetamo y Caltzontzin, en Uruapan, por mencionar algunas obras de relevancia.

Atender las necesidades de las localidades catalogadas como de alta y muy alta marginación es fundamental, pues en ellas prevalece el desabasto e incluso el nulo acceso al vital líquido, por lo que abatir su rezago social en materia de servicios públicos también es una prioridad para el Gobierno de Michoacán.