Consulta ciudadana tardía y dudas sobre su financiamiento: las sombras del Tren Maya

Uno de los proyectos insignias del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, el Tren Maya, ha sido blanco de polémica y cambios en las decisiones sobre su realización, financiamiento y consulta.

Ha llamado la atención la abrupta modificación sobre los recursos que el gobierno federal le destinará. En febrero de este 2019, el presidente de México anunció que la administración sólo aportaría 10% del costo total aproximado del plan ferroviario, que son 145 mil 500 millones pesos. El resto sería financiado a través del sector privado.

Sin embargo, el pasado 15 de noviembre Andrés Manuel López Obrador anunció su cambio de decisión. Ahora 70% será de origen público. Una parte será pagada con lo que se ha ahorrado en el combate contra la corrupción y con lo recolectado después de haber aplicado la austeridad republicana.

En total suman de 11 mil millones de pesos, pero sólo representa 7,5% de los recursos requeridos.

Pese a ser uno de los proyectos de infraestructura más importantes para la Cuarta Transformación, se le redujo 51% del dinero asignado. Según el Paquete de Egresos de la Federación (PEF) 2020, le serán destinados 2 mil 500 millones de pesos.

Las razones en el cambio de decisión del presidente

El director general del Fondo Nacional al Fomento de Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons, dijo a El Financiero que AMLO se mostró preocupado con el anterior esquema planteado “Me dijo: ‘podemos aumentar la participación del Estado para no dejar tanto dinero comprometido en deuda’“.

Ahora la apuesta es que el gobierno pague 70% o más del tren, y el resto con deuda comprometida con los ingresos. Es decir, que la deuda se pague con la retribución pendiente de otros participantes.

(FOTO: CUARTOSCURO)
(FOTO: CUARTOSCURO)

El funcionario dijo al medio mexicano que prevé que sea positiva, en materia financiera, la construcción del Tren Maya. “Te puedo anticipar que está bastante bien el panorama, mucho mejor de lo que pensaba y demostrando de que el tren, independientemente de su altísima rentabilidad social, hay una oportunidad económica muy alta”, explicó, con base en un estudio realizado por la consultora PriceWaterhouseCoopers (PwC).

Retraso en la encuesta del Tren Maya

Una de las peculiaridades en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, son las consultas para realizar los mega proyectos que ha propuesto. Uno de ellos fue el del Aeropuerto de Santa Lucía, en donde resultó ganador su propuesta ante el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, iniciado durante el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Sobre el Tren Maya, cuya ruta pasará por Yucatán, Quintana Roo, Chiapas, Campeche y Tabasco, con una extensión de mil 500 kilómetros, ya se había realizado una encuesta previa en noviembre del año pasado, cuando todavía era presidente electo. También dijo entonces que había consultado con las comunidades indígenas del sur, y que su respuesta era positiva. Sin embargo, fue criticado por hacer consultas “a mano alzada” sin sustento.

(FOTO: ELIZABETH RUÍZ /CUARTOSCURO)
(FOTO: ELIZABETH RUÍZ /CUARTOSCURO)

La consulta sobre el proyecto se tiene programada para los próximos 14 y 15 de diciembre de este año, con una sola pregunta: “¿Va el Tren Maya?”.

“Lo anuncié el fin de semana y lo queremos hacer para constatar el respaldo de la gente. Dicen mis adversarios que solo hacemos consultas a mano alzada, pues ahora también va a haber de otro tipo, para que no haya manipulación y realmente se exprese el sentir de los ciudadanos”, dijo López Obrador durante su conferencia de prensa matutina el 11 de noviembre.