Sin daños graves en Tijuana por cierres en garita

La industria manufacturera de Tijuana y los exportadores e importadores del país hasta el momento no reportan daños graves a sus actividades por el cierre de dos líneas comerciales en la garita internacional en Otay Mesa, Tijuana.

Pero los manufactureros juarenses y la Cámara Nacional de Autotransporte de Carga en la ciudad fronteriza chihuahuense reportaron que, desde ayer, por la lentitud que hay en el cruce fronterizo de mercancías por el cierre parcial e indefinido de tres carriles de la garita Zaragoza Ysleta, se paralizó una línea de producción en una empresa exportadora de autopartes y cayó hasta el 73% el cruce de camiones que transportan insumos para las fábricas del sector maquilador en Juárez.

En Tijuana, el presidente de la Asociación de Industriales de la Mesa de Otay, Salvador Díaz González, indicó en rueda de prensa que la garita Otay Mesa, con dos carriles cerrados temporal e indefinidamente porque el gobierno de Donald Trump declaró una “crisis humanitaria y de seguridad sin precedentes en la zona limítrofe con México”, trabaja horas extra para desahogar la demanda de trámites de internación de mercancías a Estados Unidos.

La oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés), dijo el empresario, sostiene comunicación constante con las empresas transportistas de Tijuana “y nosotros confiamos que entre hoy por la noche y el jueves se normalizará el tiempo de cruces en Tijuana-San Diego.”

Informó que el cierre de los carriles comerciales en la garita provocó un retraso de hasta cuatro horas en la internación normal de productos a Estados Unidos, pero Apro constató a las 18:30 horas (local) de hoy que el tiempo de espera para vehículos comerciales en el puente fronterizo restringido era de 7 horas con 10 minutos en el área de paso normal, y de 1 horas con 30 minutos en la zona “Fast Line”.

Esto, de acuerdo con el reporte de garitas en tiempo real de la CBP

Mientras tanto, el presidente de la Asociación Nacional de Importadores y Exportadores de la República Mexicana (ANIERM), Gerardo Tajonar Castro, anunció en un comunicado que el sector tiene un “plan B” en caso de que se realice el cierre de la frontera entre México y Estados Unidos.

Ese plan consiste –dijo- en utilizar diferentes rutas terrestres, así como algo inusual en el sector: el transporte marítimo para mover sus mercancías.

“De momento no nos han dicho que hayan aumentado los costos (de transporte de cabotaje e internacional) para los puertos, pero lo más importante ahora es que haya alternativas de movilidad de productos.”

Reiteró que hasta la mañana de este día los empresarios que importan y exportan insumos no han registrado una afectación grave por la amenaza del cierre de frontera por parte del gobierno estadounidense, aunque se ha visto en algunos cruces fronterizos mayor lentitud en el proceso

“(La parsimonia) se debe a que los trámites han sido con un poco de dificultad; están cuidando mucho la parte de migración. Son los mismos trámites, solo que hay demasiada gente”, dijo el dirigente que refirió esta situación, desde el pasado fin de semana,  principalmente en el cruce Zaragoza Ysleta de Juárez.

Esta versión la confirmó hoy Manuel Sotelo Suárez, presidente de la Cámara Nacional de Autotransporte de Carga en Ciudad Juárez, quien en declaraciones al diario Norte Digital reveló que más de tres cuartas partes de las cargas de la industria maquiladora se quedaron varadas debido a las restricciones y las exhaustivas revisiones que se realizan en la garita restringida por la CBP.

“Según nuestros conteos, en el cruce Zaragoza Ysleta solamente pasaron 480 camiones durante la jornada de hoy, de una cifra de 1800 que cruzan a diario.”

Consideró que eso sin duda afecta a la industria manufacturera porque no tiene materias para producir durante mucho tiempo, “y tampoco tiene un lugar en donde almacenar la producción.”

Esto lo confirmó el presidente de la Asociación Local de Maquiladoras, Index Juárez, Pedro Chavira Gutiérrez, quien reveló al mismo medio digital que, debido a que no llegaron los insumos, una compañía exportadora de autopartes detuvo ayer la primera línea de producción por este problema.

“Los productos terminados comienzan a almacenarse al interior de los patios de las plantas, pero en cajas de tráiler, pues las naves no están diseñadas para guardar producción”, explicó.

Apuntó por último que las maquiladoras de Juárez están adoptando medidas logísticas en el interior de las plantas para solucionar la problemática, mientras que los grandes corporativos ya están negociando con el gobierno estadunidense que los cruces regresen a la normalidad.

De acuerdo con la estadística Integral del Programa de la Industria Manufacturera, Maquiladora y de Servicios de Exportación del Inegi, hasta febrero de este año en Ciudad Juárez existían 321 plantas en las que trabajaban 250 mil 577 empleados; es decir, cada planta tiene en promedio 781 trabajadores.