Todo lo que se sabe del rescate de Julen, el niño de 2 años atrapado en un pozo en España

Julen Guerrero, un pequeño de dos años de edad, lleva ocho días, desde el domingo 13 de enero, atrapado en un pozo en los alrededores de Totalán, un pueblo al sur de España.

Los equipos de rescate están trabajando en una galería vertical paralela al túnel donde se encuentra el menor y estiman que aún tardarán al menos un día en llegar hasta él.

El accidente sucedió cuando el pequeño se encontraba pasando un día de campo junto a su familia. Su padre estaba preparando una paella y el menor estaba jugando con otro niño en los alrededores del pozo. En un momento determinado uno de los familiares vio al niño caer y el padre llegó a tiempo de escuchar los llantos de su hijo en el interior de la cavidad.

El pozo donde Julen está atrapado tiene 107 metros de profundidad y tan solo 25 centímetros de diámetro. Se trata de una galería, frecuente en tierras andaluzas, excavada con el fin de encontrar agua.

Lo cierto es que no se sabe nada del pequeño. Desde que sucedió el accidente, lo único que se ha podido recuperar ha sido un vaso y una bolsa de golosinas que habría llevado el menor en la mano en el momento de la caída, además de unos mechones de pelo que a través de pruebas de ADN se ha confirmado que pertenecían a Julen.

La hipótesis con la que se trabaja es que tras el percance, la propia caída del niño habría provocado un derrumbede material de las paredes de la cavidad, lo que ocasionó un tapón de arena y piedras a una profundidad de 73 metros que impidió desde el principio el acceso del equipo de rescate al pequeño.