Facebook echa mano de la banca para manejar su criptomoneda

Facebook contrató a Ed Bowles, directivo del banco británico Standard Chartered, ante el próximo lanzamiento de una criptomoneda y otros servicios financieros de la compañía, de acuerdo con el diario Financial Times.

El medio asegura que la empresa de Mark Zuckerberg se prepara de esta manera para un previsible aumento del escrutinio en Europa a nivel político y de los organismos reguladores.PUBLICIDAD

El periódico estadounidense The Wall Street Journal reveló el jueves que Facebook se asoció con varias empresas tecnológicas, financieras y de comercio electrónico para poner en circulación una criptomoneda propia que permita llevar a cabo transacciones entre particulares y con establecimientos.

El proyecto de divisa, que podría presentarse la semana próxima, contaría con el apoyo de compañías como Visa, Mastercard, PayPal y Uber, que formarán parte de un consorcio llamado «Asociación Libra» que actuará como ente supervisor colegiado, indicó el diario.

Expansión contactó a la red social y hasta el momento no tuvo un comentario acerca del tema.

Bowles, actualmente director de asuntos públicos y corporativos de Standard Chartered, se unirá al equipo de Facebook en septiembre como director de política pública, con sede en Londres.

Lee: Este es el nuevo desafío del Bitcoin

Bowles, actualmente director de asuntos públicos y corporativos de Standard Chartered, se unirá al equipo de Facebook en septiembre como director de política pública, con sede en Londres.PUBLICIDAD

El pasado enero, Facebook fichó como director de comunicación global al exviceprimer ministro británico Nick Clegg, que tiene experiencia en negociaciones con la Unión Europea (UE).

En abril, Zuckerberg se reunió con el gobernador del Banco de Inglaterra, el canadiense Mark Carney, para analizar el futuro de la banca digital que señala que el empresario conversa también con los reguladores en su país.

Según el periódico, no tener el control directo de la divisa digital daría a Facebook mayor margen de maniobra ante el previsible escrutinio al que le someterán los Gobiernos y reguladores de todo el mundo, suspicaces ya con la compañía en cuestiones de privacidad y gestión de los datos de los usuarios.

Con información de EFE.