Le recuerdan su pasado a Mauricio Clark

Luego de que Mauricio Clark subiera un tuit en donde asegura que España es el país “piloto” en el mundo para implementar la ideología de género dentro del nuevo orden mundial que según él, la ONU busca imponer y que muy pronto esto es lo que se viene a México y que si no se reacciona a tiempo habrán consecuencias desastrosas, la actriz Karla Sofía arremetió contra él.

La actriz ibérica rescató dicho mensaje y que subió a su Instagram con una foto donde se le ve a ella, cuando todavía no cambiaba de sexo, y a Clark juntos para escribirle un recordatorio de cuando él se consideraba gay.

“Aleluyaaaaa!!! Me he curado!!! Dios existe, hoy recibí una señal por Facebook. Tus recuerdos, justo hace seis años… jajajajajajaja”, escribió al inicio. “Mierda, quién nos iba a decir @mauricioesclarketo que la vida nos iba a enfrentar, yo conspirando contra el mundo y tú tan bueno…. Si lo llego a saber no me hago la foto”.

En el texto Karla Sofía le recordó su pasado lleno de excesos en cuanto las drogas y el sexo con hombres, pero también le rememoró la volatilidad de los medios de comunicación y la fama que le hizo perder el piso por lo que desesperado buscó ayuda en una secta para luego decir que se había curado de la homosexualidad y así engañar a la gente.

“Al jefe de la secta y al exgay se les ocurrió que podían sacar mucho dinero y reclutar a mucha gente ignorante organizando cursos para curar la homosexualidad y abrazar la fe verdadera de su Dios creador. El tipo recuperó la fama haciendo y diciendo pendejadas que causaban polémica continuamente; todas dirigidas contra la comunidad LGTB”, asegura en su escrito.

View this post on Instagram

‪Aleluyaaaaa!!! Me he curado!!! Dios existe, hoy recibí una señal por Facebook. Tus recuerdos, justo hace seis años… jajajajajajaja 🤦🏼‍♀️ ‬ Mierda, quién nos iba a decir @mauricioesclarketo que la vida nos iba a enfrentar, yo conspirando contra el mundo y tú tan bueno.🤣⚔️ Si lo llego a saber no me hago la foto. Les voy a contar una historia de ficción que se me ocurrió hace tiempo: Había una vez un tipo que trabajaba en televisión, consumía estupefacientes sin control, era gay y se echaba a todo lo que podía que tuviera tres patas. Un día su vida cayó en el desastre debido a sus excesos y lo volátil del medio y de la fama. Desesperado se unió a una secta que agravó sus problemas mentales, les engañó diciéndoles que le habían curado, que ya no era gay para que le siguieran dando de comer. Al jefe de la secta y al exgay se les ocurrió que podían sacar mucho dinero y reclutar a mucha gente ignorante organizando cursos para curar la homosexualidad y abrazar la fe verdadera de su Dios creador. El tipo recuperó la fama haciendo y diciendo pendejadas que causaban polémica continuamente; todas dirigidas contra la comunidad LGTB. Tocando la fibra más sensible de la gente sin estudios ni recursos, la esperanza, consiguieron sacarse una buena lana que utilizan para seguir estafando a otras personas. La sociedad, harta de perturbados estafadores, creo los mecanismos necesarios para proteger a sus habitantes de estas prácticas abusivas que juegan con las personas y prohibió la superchería encarcelando a todo aquel que se aprovechara de la ignorancia de los demás. Quizá les suene, a veces la realidad supera a la ficción; ojalá, algún día, la sociedad tome las medidas oportunas para protegerse de este tipo de individuos. En España, hasta el Yoga está clasificado como pseudociencia y se está investigando, junto con otras cientos de prácticas, algunas ya consideradas invaluables como la numerología, etcétera, para prohibirlas o informar a la población de su inexistente rigor científico. Pero es que España es un país piloto de una conspiración mundial para imponer la ideología de género y destruir el mundo, no es que aquí queramos que prevalezcan los derechos humanos.🤷

A post shared by Karla Sofía Gascón (@karsiagascon) on

El actor trans es una de las personalidades que defienden los temas de género en España y hace constantemente denuncias en sus redes sociales contra personas que no son empáticas y tolerantes contra la diversidad de pensamiento y sexual, no sólo en su lugar de origen, sino también en el mundo.