Google Fotos es uno de los servicios de almacenamiento más populares gracias al espacio ilimitado que brinda a sus usuarios de forma gratuita. Además ofrece otros servicios como los enlaces para compartir fotos, videos o incluso álbumes enteros entre sus contactos a través de un sólo link.

Esta opción es valorada por los clientes que no desean que sus fotos se compriman al enviarlas por WhatsApp, sin embargo, existe una desventaja en este proceso.

Robert Wiblin advierte en un artículo de Medium que los archivos que son compartidos a través de estos enlaces pueden ser vistos y descargados por cualquier extraño, aunque no tenga permiso de acceso al contenido.

El problema reside en el botón de compartir la imagen, ya que al seleccionar la opción, el archivo deja de ser privado, de manera que cualquier persona que acceda al link podrá ver los archivos compartidos, aún sin haber iniciado sesión en su cuenta de Google.

Además, aún cuando desees enviar el enlace a un contacto específico de Google, el archibo puede abrirse por cualquier extraño a través del enlace generado automáticamente, y no sólo eso, Google no envía ninguna notificación de que los archivos están siendo vistos, como sucede cuando alguien se une a un álbum.

La mejor forma (y la única) de verificar si la foto o álbum está en modo público para que se pueda acceder al archivo a través del enlace es dirigiéndose a la pestaña de “Compartir”, que no es muy utilizada.

Wiblin menciona que Google Drive y Fotos se han separado, por lo que no existen las mismas opciones de seguridad. Por ejemplo, en Drive se pueden compartir los archivos para personas o correos específicos, a menos de que se solicite un enlace público, en el que se alerta claramente que podrá ser visto por todos.

En Google Fotos no ocurre de la misma manera, por lo que no se podrán hacer privadas las fotos compartidas.