El Gobierno paraguayo anunció este viernes la prohibición del uso de vapeadores y cigarrillos electrónicos en lugares cerrados, dentro de la campaña de la cartera sanitaria para “prevenir la iniciación de no fumadores y jóvenes en el uso de estos productos” y en el tabaquismo.

La medida se amplía con la prohibición de la venta y distribución a los menores de edad de los dispositivos y sustancias del Sistema Electrónico de Administración de Nicotina (SEAN) y el Sistema Similar Sin Nicotina (SSSN).

Asimismo, se establece que los establecimientos dedicados a la importación, exportación, elaboración, distribución y comercialización de esos productos deberán estar habilitados por la Dirección Nacional de Vigilancia Sanitaria (DNVS).

Para lo cual deberán estar inscritos en la DNVS tras cumplir los requisitos exigidos, según el comunicado del Ministerio de Salud Pública.

El ministerio recalcó que la normativa se encamina a frenar el usos de unos productos que “pueden constituir una vía de iniciación al tabaquismo”.

“Salud Pública pretende evitar esta eventualidad, buscando que el hábito de fumar sea lo más difícil posible, minimizar los potenciales riesgos y proteger contra la exposición a sus emisiones a los no usuarios”, dice el comunicado.

Esos tipos de dispositivos están envuelto en una polémica tras la muerte de 42 personas en Estados Unidos, y más de 2.000 afectados, por enfermedades por el vapeo.

Ello después de que las investigaciones de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades del país encontrarán rastros de THC o de vitamina E sintética.

Un estudio publicado el pasado 15 de noviembre por la Administración para la Alimentación y Fármacos (FDA por siglas en inglés), señala que más de 3,6 millones de jóvenes entre 11 y 18 años en EEUU están actualmente usando cigarrillos electrónicos o los habían usado en los últimos 30 días.

Lo que supone un gran aumento con respecto al año pasado, cuando la cifra fue de 1,5 millones de menores.