Ejidatarios de Cadereyta denunciaron a la contaminación generada por un rastro que descarga sus desechos de forma clandestina en sus terrenos, contaminando un cuerpo de agua aledaño a la empresa, sin que el Municipio, Profepa y Conagua los inspeccionen ni mucho menos los sancionen.

En un recorrido realizado por ABC Noticias se pudo constatar que la descarga clandestina ensucia con sangre, desechos de origen animal y aguas negras el suelo de los terrenos cercanos, inunda y bloquea un derecho de paso y contamina una acequia cercana.

La empresa a la que señalan por estas afectaciones a la flora y fauna del sector, se denomina Planta Paesa, dedicada a la venta de ganado caprino y perteneciente a Eduardo Treviño, propietario del restaurante El Gran Pastor.

Los dueños de los terrenos afectados han denunciado en múltiples ocasiones el daño al ecosistema que realiza la planta procesadora de ganado al alcalde de Cadereyta, Ernesto Quintanilla Villarreal –del Partido Verde Ecologista– sin embargo, aseguran que no han obtenido respuesta ni ha habido acciones contra los responsables.

De la misma forma señalan que la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente en Nuevo León (Profepa), cuyo delegado es Aaron Mendoza, está enterada de esta situación, pero siguen en espera de una respuesta.

Los afectados cuestionan cómo es que ninguna autoridad ha inspeccionado o sancionado la operación de este rastro, aun cuando el mismo se localiza a menos de 100 metros de la Autopista a Reynosa y es visible desde esta vía.

Las descargas de desechos representan incluso riesgos ya que, al inundar los terrenos aledaños, han reblandecido el suelo, lo que puede ocasionar hundimientos.

Tras constatar la descarga de desechos, ABC Noticias buscó obtener alguna explicación sobre esta problemática por parte del Gobierno municipal de Cadereyta y de la Profepa, pero hasta el cierre de esta edición no se obtuvo respuesta.

GRAVES DAÑOS A LA NATURALEZA

Manuel Torres, Jefe del departamento de Ecología de la Facultad de Biología, de la UANL en ecología explicó a ABC Noticias que descargar a la intemperie los residuos de un rastro provoca graves daños al ecosistema.

“Todo queda afectado porque son grandes cantidades de carga orgánica, ahí en donde es un rastro imagínate, es básicamente tejido sanguíneo, pelo, grasas que sé yo… son restos de ese tipo, entonces las bacterias crecen muy rápido por la temperatura, entonces en la descomposición se pierden las características normales del agua”, indicó.

El investigador agregó que el impacto ambiental que genera este tipo de contaminación es severo.

De la misma forma expresó que al introducir esa carga orgánica al agua del río se produce una alta demanda de oxígeno en el agua por lo que se consume el oxígeno por las bacterias y hace que las especies del lugar mueran al tener contaminado su medio ambiente.