7 de agosto de 2020

Radio Zitácuaro

Al momento…

Sí se puede: abuelita de 100 años sobrevive a COVID-19

Julia Dewilde tiene mucho que celebrar. Entre aplausos del personal de enfermería y sólo cuatro días después de cumplir 100 años, esta anciana belga abandonó el miércoles el hospital tras recuperarse del nuevo coronavirus (COVID-19),

Es una de nuestras mejores historias de éxito. Nos reconforta”, celebró Laura Bertrand, la enfermera que se ocupó de ella durante sus 19 días de hospitalización.

Es otra de las personas adultas mayores que ha superado la enfermedad de COVID-19; como ella, ha habido otros casos tanto en México, como en China o España, por mencionar algunos.

Instalada en una silla de ruedas, Julia Dewilde cruzó el vestíbulo entre aplausos, frente a una nube de cámaras, antes de recibir un ramo de flores con el mensaje “Feliz Cumpleaños”, por sus 100 años cumplidos el 25 de abril.

Su alta podría haber coincidido exactamente con su aniversario, pero tuvo que esperar los resultados del “test negativo” de COVID-19 que confirma oficialmente su recuperación.

Hospitalizada por problemas respiratorios, a Dewilde le diagnosticaron el contagio por el nuevo coronavirus a mediados de abril, especialmente mortal para los ancianos. Sin embargo, no necesitó ni ser intubada ni cuidados intensivos.

¿Cómo fue el tratamiento?

Su tratamiento consistió en antibióticos junto a “un apoyo de oxígeno adaptado a sus necesidades e hidratación”, explicó otro cuidador de la centenaria mujer que, ante los periodistas, no pudo pronunciar palabra antes de su traslado en ambulancia.

“Sí, vendrán mañana. Yo los veré mañana. Me sentará bien”, aseguró la víspera la mujer al personal sanitario, en referencia a sus familiares, obligados a esperar el visto bueno de la residencia de ancianos para poder visitarla.

  • Bélgica, país de unos 11,5 millones de habitantes, contaba el miércoles más de 7 mil 500 muertos por el coronavirus, en su mayoría personas de más de 75 años. La mitad de los decesos se produjeron en el hospital y la otra mitad en residencias de mayores.