Los anuncios de más de 400 marcas, incluidas Coca-Cola y Starbucks, desaparecieron de Facebook el miércoles, después del fracaso de las conversaciones de última hora para detener un boicot sobre los discursos de odio en el sitio.

Grupos de derechos civiles de Estados Unidos han acudido a las multinacionales para que los ayuden a presionar al gigante de las redes sociales a tomar medidas concretas para bloquear el discurso de odio, luego de la muerte de George Floyd y en medio de una reflexión nacional sobre el racismo.

Ejecutivos de Facebook, entre ellos Carolyn Everson, vicepresidenta de soluciones de negocios globales, y Neil Potts, director de políticas públicas, mantuvieron al menos dos reuniones con anunciantes el martes, el día anterior al boicot planeado de un mes, dijeron a Reuters tres fuentes que participaron en las llamadas.

Pero los ejecutivos no dieron nuevos detalles sobre cómo abordarían el discurso de odio, dijeron las fuentes. En cambio, se refirieron a comunicados de prensa recientes, frustrando a los anunciantes que participaron de las conversaciones, que creen que esos planes no van lo suficientemente lejos.

“Simplemente no se mueve”, dijo un ejecutivo de una importante agencia de publicidad sobre las llamadas.

El presidente ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, acordó reunirse con los organizadores del boicot, dijo una portavoz. Uno de esos grupos, la Liga Anti-Difamación, dijo que la reunión ocurriría el lunes o martes de la próxima semana.