Un hombre perdió medio dedo luego de ser atacado por una bacteria “comecarne” que adquirió mientras lavaba gambas, un tipo de mariscos que compró en un mercado de Singapur.

De acuerdo con el relato, el sujeto no dio importancia tras cortarse el dedo; sin embargo, al día siguiente tuvo fiebre y el área afectada se le inflamó y oscureció.

Al acudir al médico se le diagnosticó fascitis necrosante, una infección usualmente ocasionada por la bacteria estreptococos del grupo A que se propaga rápidamente.

Esta bacteria “comecarne” mata los tejidos y provoca complicaciones graves que pueden desembocar en septicemia, choque e insuficiencia orgánica.

Debido a la urgencia de su caso y a cómo la bacteria “comecarne” atacaba a su dedo, el hombre tuvo que ser intervenido quirúrgicamente la misma noche que fue al médico.

Los especialistas determinaron necesario amputar parte de la extremidad; posteriormente, el afectado tuvo que pasar dos días en la unidad de cuidados intensivos del hospital.

La gravedad fue tal que, más que medio dedo, el hombre pudo haber perdido toda la mano e incluso la vida de no haberse tratado a tiempo.