Facebook informó este martes que detectó una operación rusa que buscaba persuadir a los votantes de izquierda en Estados Unidos y Gran Bretaña haciéndose pasar por un medio de comunicación independiente, incluso mediante el reclutamiento de periodistas independientes para escribir sobre política nacional.

Facebook detalló que la operación, que en parte se centró en la política estadounidense y las tensiones raciales de cara a las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, se enfocó en una organización llamada Peace Data.

El sitio web operaba 13 cuentas de Facebook y dos páginas, que se crearon en mayo y fueron suspendidas el lunes por usar identidades falsas y otras formas de “comportamiento coordinado inauténtico”, indicó la red social.

Facebook sostuvo que su investigación “encontró vínculos a personas asociadas con actividades pasadas de la Agencia de Investigación de Internet de Rusia”, una empresa con sede en San Petersburgo que, según funcionarios de inteligencia de Estados Unidos, fue fundamental en los esfuerzos rusos por influir en las elecciones presidenciales de 2016.

Moscú ha negado esas acusaciones y dice que no interfiere en la política interna de otros países.

Los investigadores de la firma de análisis de redes sociales Graphika estudiaron la operación y explicaron que Peace Data estaba dirigida principalmente a grupos progresistas en Estados Unidos y Gran Bretaña, pero también publicaron sobre eventos en otros países, incluidos Argelia y Egipto.

La empresa dijo en un informe que el sitio web difundió mensajes críticos con las voces de la derecha y la centroizquierda, y que en Estados Unidos “prestó especial atención a las tensiones raciales y políticas”, incluidas las protestas por los derechos civiles y las críticas al presidente Donald Trump y su rival del Partido Demócrata, Joe Biden.

Graphika estimó que solo alrededor del 5% de los artículos en inglés de Peace Data se referían directamente a las elecciones estadounidenses, pero que “esta faceta de la operación muestra un intento de construir una audiencia de izquierda y alejarla de la campaña de Biden”.