Deep web es un término utilizado para definir todo lo que se encuentra oculto en la red y el cual no es accesible por medio de los mecanismos acostumbrados con los que dispone el internauta promedio.

De acuerdo con la creencia popular sobre este espacio de la red, hay una cantidad de páginas que supera con creces a las que normalmente son consultadas por los usuarios y además cuenta con servicios y productos que no se encontrarían por los caminos habituales.

En estos espacios se pueden encontrar puntos de intercambio de artículos o información ilegales obtenidos de manera dudosa, así como ofertas para vulnerar la seguridad de otras personas.

¿Cómo funcionan?

Al no haber opciones como Google dentro de esta versión oscura de la red, la mayor parte del contenido funciona como lo hacía internet antes de la aparición de los metabuscadores.

De esta forma se encuentran plataformas similares a Wikipedia, las cuales funcionan como directorios en los que se puede encontrar lo que se busca a través de sus navegadores específicos.

Dentro de lo que se puede encontrar en la Deep web se encuentran servicios financieros que tienden al fraude, ofertas de comercio sexual, herramientas para el ocultamiento o vulneración de la seguridad informática, alojamiento web de datos o gráficas sensibles, blogs y comunidades de hackeo, correos electrónicos invulnerables, secretos de Estado, grupos de hacktivismo, libros, páginas eróticas de todo tipo, entre otras muchas más.

¿Cómo entrar a ella?

A través de navegadores especiales como Tor y de los servicios de ocultamiento de la IP (Internet Protocol), las personas pueden entrar a estos puntos del ciberespacio.

Sin embargo, entrar en esta red puede ser peligroso, ya que sin la preparación adecuada los usuarios pueden enfrentar a hackers experimentados que pueden robar su información, bloquear sus equipos y secuestrar datos sensibles sobre ellos.

Además de esto, el intercambio de productos y servicios ilegales presupone un riesgo de los usuarios ante la ley, debido a que algunas de estas prácticas son vigiladas por las autoridades.

Por tal motivo, es poco recomendable entrar a estos espacios y, de hacerlo, se debe contar con la asesoría de alguien de confianza para establecer los mecanismos con los que se podrá hacer.