El presidente de la República Mexicana, Andrés Manuel López Obrador, afirmó que en México no hay hambre, esto a pensar de que al igual que muchos otros países, nuestro territorio se vio afectado por dos crisis mundiales, la sanitaria por el COVID-19 y la económica.

Durante su participación en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el mandatario habló sobre su estrategia para enfrentar los problemas surgidos a raíz de la pandemia, la cual ha permitido la estabilidad de millones de mexicanos.

“Con lo que estamos invirtiendo desde el gobierno y con las remesas estamos fortaleciendo el consumo y a pesar de la pandemia y de la crisis no hay hambre en nuestro país, se está garantizando el consumo básico a millones de mexicanos”, señaló.

https://www.facebook.com/watch/?v=1039378383168746&extid=wyxGv6F5GHlce8Yd

Según López Obrador, este logro se ha obtenido gracias a la austeridad con la que se ha manejado su gobierno, a que no se ha endeudado al país, a las remesas, así como a los diversos apoyos económicos para personas de la tercera edad y estudiantes.

“Se va avanzando en lo económico porque no aplicamos la misma estrategia de siempre de endeudar al país, de rescatar a los de arriba, como si la riqueza fuese contagiosa. Estamos apoyando abajo y de manera directa al pueblo, es de abajo hacia arriba, estamos destinando recursos que son fruto del ahorro por no permitir la corrupción, fruto también de la austeridad republicana.

Se han terminado los lujos, las extravagancias, no puede haber gobierno rico con pueblo pobre, la fórmula es no permitir la corrupción y ahorrar, que no haya ostentación, lujos en el gobierno y liberar fondos para el desarrollo. Todo lo que estamos reuniendo con esta fórmula lo estamos destinando para apoyar a la gente humilde, a los desposeídos”, detalló AMLO.

Finalmente, el Presidente de México destacó en su mensaje el reciente acuerdo firmado con Estados Unidos y Canadá, el cual permitirá el crecimiento del país y de los mexicanos.

“Acabamos de firmar un tratado con Estados Unidos y Canadá que ya entró en vigor, esto significa que ya están llegando inversiones al país, se están instalando empresas y se están creando empleos para el bienestar de los mexicanos. Tengo mucha fe en el futuro de México, pero también tengo mucha fe en el futuro del mundo. Yo soy un creyente y mi credo es el de la fraternidad universal”, concluyó.