La tarde de este martes el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) emitió un discurso ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), donde ante la sorpresa de todos realizó una pequeña referencia al dictador Benito Mussolini.

El mandatario mexicano expresó que el italiano debió su nombre nada más y nada menos que al presidente Juárez, quien gobernó nuestro país entre 1858 y 1872.

Para nadie es extraño que AMLO hable de su admiración por Benito Juárez, lo que realmente conmocionó a la opinión pública mexicana es que lo haya nombrado ante la ONU para referirse al dictador Benito Mussolini.

“[Benito Juárez] se conoció como el Benemérito de las Américas. Fue tan importante su proceder y su fama que Benito Mussolini lleva ese nombre porque su papá quiso que se llamara como Benito Juárez”, fueron las palabras de AMLO ante la ONU.

¿Quién fue Benito Mussolini?

De acuerdo con BBC, Benito Mussolini fungió como Primer Ministro de Italia y fue el máximo representante de la corriente ideológica del fascismo.

“Podemos hablar de fascismo si nos referimos a lo que fue el fascismo histórico, cuando un movimiento de masas organizado militarmente conquistó el poder y transformó el régimen parlamentario en un estado totalitario, es decir, en un estado con partido único que pretendía transformar, regenerar o incluso crear una nueva raza para sus objetivos imperialistas y de conquista”, refirió el historiador italiano Emilio Gentile.

Este movimiento político surgió oficialmente el 23 de marzo de 1919, cuando el también militar fundó el grupo “Fasci Italiani di Combattimento” en Milán.

La crisis política, económica y social que dejó la Primera Guerra Mundial propició el agrupamiento de excombatientes dentro del fascismo y eso llevó a la implementación de un régimen totalitario que más tarde fue tomado como referente por personajes como Adolfo Hitler.

En 1925 el dictador Benito Mussolini asumió todos los poderes en Italia y “transformó el régimen parlamentario y democrático en un estado totalitario, caracterizado por la ausencia de libertades individuales, políticas, de organización y de pensamiento”.