El Centro Federal de Reinserción Social, (CEFERESO) número 2 de Puente Grande, en Jalisco, reclusorio de alta seguridad, cerrará y los más de 400 internos serán trasladados a los centros federales de readaptación social que determine el Comisionado de Prevención y Readaptación Social, “quien realizará las acciones y gestiones necesarias para ello, respetando en todo momento sus derechos humanos”.

Este cierre se oficializó luego de publicarse en el Diario Oficial de la Federación en su edición del 28 de septiembre de 2020.

Actualmente, algunos de los internos son exlíderes de cárteles criminales que operan en distintas zonas del país, como los Zetas, Zodiaco, y del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

En lo que respecta a los derechos de los trabajadores del CEFERESO, también se informó a través del mandato de cierre que serán respetados conforme a la ley, por lo que “serán reubicados en otros centros penitenciarios federales que determine el Comisionado de Prevención y Readaptación Social, de acuerdo a las necesidades del servicio de la Institución”.

Riña entre internos

Recientemente, en el CEFERESO número 2 de Puente Grande se dio una riña entre internos que derivó en la muerte de uno de ellos, además, actualmente opera con un director interino, debido a que el titular se encuentra recuperándose de afecciones de salud.

Además, también se dio cuenta de más de cien casos de COVID entre los internos y el propio personal, lo cual obligó a limitar las visitas de familiares a los reclusos y el descontento de los propios albergados.

Entre los internos más famosos que han estado en el penal de Puente Grande están el narcotraficante Miguel Felix Gallardo, ‘jefe de jefes’, líder del ejecutivo Cártel de Guadalajara y Jesús Alfredo Beltrán Guzmán, “El Mochomito”, hijo del jefe del Cártel de los Beltrán Levya, a quien también se le ha señalado por ejercer el autogobierno del penal.

De esta cárcel, escapó Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, según constó en actas, en un carrito de lavandería.