El exsecretario de Seguridad Pública de México, Genaro García Luna, se declaró inocente el miércoles de nuevos cargos de tráfico de drogas.

Durante una audiencia judicial por vídeo a la que los periodistas tuvieron acceso por telefóno, el juez Brian Cogan, de la corte del distrito este de Nueva York, le leyó al exfuncionario mexicano los cinco cargos que enfrenta ahora después de que un jurado investigador le declarara culpable de nuevo delitos.

Los cargos incluyen el tráfico de 5,000 kilogramos de cocaína en el 2008, más de 23,000 kilogramos en el 2007 y otros 19.000 kilogramos el mismo año, además de otras tres operaciones de droga en el 2002 y 2003.

También se le acusa de asociación delictiva para obtener, distribuir e importar cocaína y de haber mentido a las autoridades estadounidenses al decir que jamás había cometido un crimen.

García Luna, quien fue secretario de Seguridad Pública desde fines de 2006 a 2012 bajo el gobierno del expresidente Felipe Calderón, se ha declarado inocente de las acusaciones de los fiscales estadounidenses, quienes alegan que recibió enormes cantidades de dinero por parte del cartel de Joaquín “El Chapo” Guzmán a cambio de permitir que éste traficara cocaína a sus anchas.