La presidenta y cofundadora de Reinserta A.C., Saskia Niño de Rivera Cover, señaló en una columna para el medio El Universal que Diego Santoy, conocido como “El asesino de Cumbres” por matar a dos menores en 2006, quedaría en libertad.

De acuerdo a Rivera Cover, Diego admitió su culpa pero pide que el proceso se lleve de manera legal.

Esto sucedería, según su análisis, no por ser inocente, sino por fallas en el proceso en su contra que lo condenó, en 2010, a 138 años de prisión por los delitos de homicidio y dos años después bajó a 71 años, gracias a un amparo.

“La razón por la que mi expediente se está volviendo a abrir, es porque mi declaración ante el Ministerio Público se consiguió de manera ilegal. Se llevó a cabo de forma ilícita y por ende la anularon”, contó Santoy a la columnista.

Según la columnista la manera en que los medios de comunicación ocuparon el espacio de las audiencias, la forma en que se llevaron los careos y el derecho básico de tener representación legal, “hoy ponen en cuestionamiento los más de cien años que Santoy Riveroll tiene como sentencia”.

El pasado mes de agosto se repitieron los careos con Diego, sin embargo, no estuvieron presentes los testigos porque no se pudieron localizar.

El argumento para estos careos fue que, en 2007, Santoy Riveroll no contó con un abogado defensor, lo cual dejó vacíos legales en su caso, hecho que no repercutiría en su sentencia actual, según las autoridades.

 La intensión de su defensa, se mencionó entonces, es que se reduzca la sentencia a 40 años, sentencia máxima según las leyes en Nuevo León, añadió.

La madrugada del 2 de marzo del 2006 Diego Santoy mató a los dos hermanos de su ex novia Érika Coss en un domicilio ubicado en la colonia Cumbres, en Monterrey.

Secuestró a la empleada doméstica y lesionó a Érika. Las autoridades lo detuvieron cuatro días después en Oaxaca, cuando viajaba en un autobús rumbo a Guatemala.