Monjas “vendían” huérfanos para ser abusados

Monjas que prestaban servicio en un convento, fueron acusadas de entorpecer procesos de adopción de menores, con el fin de usarlos para explotación sexual.

En dos demandas judiciales se informó que un convento vendía a jóvenes para que fueron usados como esclavos sexuales.

La Orden de las Hermanas del Divino Redentor, en la comunidad de Colonia es acusada de comercializar a jóvenes huérfanos, quienes no eran adoptados.

Las víctimas de estos abusos interpusieron las demandas contra las religiosas, según Radio Fórmula basado en The Daily Beast.

Según el medio, los demandantes aseguran que incluso les negaron la oportunidad de ser adoptados o que fueran recibidos por familias de acogida, con el fin de comercializarlos a hombre de negocios y sacerdotes depredadores.

Uno de las víctimas aseveró que incluso las monjas lo visitaban años después de haber dejado el convento, cuando él vivía en su dormitorio de la universidad.

Agregó que las religiosas lo drogaban y lo llevaban a los departamentos de sus agresores sexuales. 

Karl Haucke, de 63 años de edad, interpuso una de las denuncias y exigió que la Arquidiócesis de Colonia inicie una investigación al respecto.

El demandante asevera que fue abusado sexualmente al menos una vez a la semana durante tres años, cuando él tenía 11 años de edad y al menos hasta los 14.

La víctima explicó a la televisora local Deutsche Welle que no sólo sufrían dolor físico, sino que él y sus compañeros sabían la humillación que padecían al “ser usados”. 

El Arzobispado local rechazó revelar los detalles de la demanda, ya que alegaba que los delitos descritos eran tan horrendos para revelarlos al público, cita el medio noticioso.

La “renta” de jovencitos por parte de varias monjas en la comunidad de Speyer, se dió durante varios años entre 1960 y 1970. 

La querella también agrega que los jóvenes eran obligados a participar en orgías antes de ser devueltos a las monjas, quienes castigaban a los adolescentes por manchar su ropa o estar cubiertos en semen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *