De hongos a pensamientos suicidas: lo que “El Chapo” señala ha sufrido en prisión

COLORADO, Estados Unidos.- De acuerdo con la solicitud de habeas corpus que presentó la defensa en febrero, en el tiempo que Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, lleva en la prisión de máxima seguridad ADX Florence, de Colorado, ha desarrollado una serie de padecimientos:

* Ansiedad
* Depresión
* Insomnio
* Dolores de cabeza continuos
* Pérdida de memoria
* Calambres musculares
* Estrés
* Depresión
* Pensamientos suicidas
* Sicosis
* Paranoia
* Alucinaciones
* Niveles de presión elevados (“a niveles críticos”)

Todo ello, atribuido al confinamiento solitario sin oportunidad de hacer ejercicio, a la falta de la luz del sol y de aire fresco, de interacción humana y estímulo mental.

La defensa denuncia que “El Chapo” no se ha podido atender del hongo que le salió en el dedo gordo del pie derecho por tener que compartir corta uñas con otros presos y la terapia mental individual que recibe es “limitada”. 

También se retoma el reclamo de que el detenido reciba agua embotellada porque los ductos por los que pasa el agua de la prisión son “viejos. Probablemente el agua de la llave no es segura… y puede causar una serie de problemas médicos, lo que probablemente irá en detrimento de la salud de Guzmán. De igual modo, la privación de agua puede causar deshidratación e incluso piedras en el riñón”. 

El Chapo también sufre “privación del sueño” y ha reclamado en varias ocasiones porque cuatro o cinco veces, durante las noches, llegan corrientes de calor extremo que lo despiertan. 

La defensa argumenta que, si Guzmán sigue viviendo bajo las actuales condiciones, “enfrenta un riesgo inminente y sustancial de deterioro mental e impacto sicológico negativo grave, duradero”. 

Por ello, plantea dos opciones en el documento remitido a la Corte de Distrito de Colorado: que se mejore su situación o que sea extraditado a México. El juez denegó las peticiones.

El 17 de julio de 2019, El Chapo fue sentenciado a cadena perpetua por una corte federal de Nueva York por 10 delitos relacionados con el narcotráfico. Su defensa ya presentó una apelación.

En un documento entregado a la corte el 12 de febrero, la abogada Marie Colon Miro subraya que  “Guzmán es mantenido en condiciones carcelarias crueles e inhumanas, en aislamiento permanente, en lo que equivale a tortura física y mental”.

En la prisión donde cumple su sentencia, añade, el capo mexicano se encuentra en una Unidad de Seguridad Especial, “donde está confinado a una celda” de 2.1 por 3.6 metros, las 24 horas del día.

Dicha celda, explica, “sólo tiene una pequeña ventana” de unos 60 cms de alto 10 de ancho.

Los alimentos, acota,  los recibe “a través de un pequeño agujero en la puerta de su celda, y no tiene más contacto humano que el de los guardias que acuden a ponerle/removerle los grilletes”.

Guzmán, asegura la defensa, “tiene prohibido cualquier contacto/comunicación verbal con otros presos”. Los guardias le hablan en inglés, aunque él no conoce el idioma. 

Tampoco se le permiten visitas, ni cartas familiares, o ver televisión en español. Sólo puede recibir dos llamadas al mes, de 15 minutos, con miembros preautorizados de su familia.

Esta situación, argumenta, “lo hace sufrir tremendamente”. “Se la pasa sentado, sin nada que hacer, rodeado de las mismas cuatro paredes, en un ambiente sombrío y deshumanizante”. 

Joaquín “El Chapo” Guzmán fue considerado en algún momento como el hombre más buscado del mundo, y un capo que figuró en la lista de Forbes de los hombres más ricos del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *