Captan feminicidio de una policía a manos de su pareja, en Edomex

Gustavo Antonio “N”, presunto feminicida de la policía primero Nancy Jaqueline Peralta Romero, estuvo escondido en el domicilio de su madre en la colonia Granja San José, municipio de Chalco en el Estado de México, desde la madrugada del 3 de marzo, cuando se le vio saliendo a toda prisa del edificio donde vivía con Nancy Jaqueline, hasta el 12 de marzo cuando ella murió como consecuencia de la caída de cuatro pisos.

Esto lo confirmó a familiares de Nancy Jaqueline una persona cercana a Gustavo Antonio “N”. También les confirmó que tras el deceso de la mujer policía éste huyó y sospechan que pudo haber ido a buscar refugio con familiares que tiene en Oaxaca o en Tijuana.

“Eso me habla de que las autoridades no emitieron ningún tipo de orden de aprehensión, nada, ni siquiera de presentación”, comentó a Excélsior Patricia Romero, tía de Nancy Jaqueline y quien ha tenido que estar presionando al Ministerio Público para que avancen en la investigación y cuyo único logro ha sido que sea investigada como un homicidio y no como un feminicidio.

Entre las irregularidades del proceso denuncia que no hubo un resguardo adecuado de la zona y que incluso la camioneta donde cayó el cuerpo de Nancy pudo salir sin ningún problema al otro día.

“Los policías que fueron los primeros respondientes no aseguraron esa camioneta, entonces el dueño al otro día dijo que se tenía que ir a trabajar y que si su aseguradora necesitaba cobrarnos a nosotros algo pues él ya se arreglaría y se fue en su camioneta”, agregó Patricia.

El único avance que les han dado es el cierre de la carpeta de investigación y más bien fue por un tema administrativo.

“Nos dijeron que estaban agilizando el cierre de la carpeta de investigación, porque como es un caso legal necesitaba ir mi sobrina al Incifo y el Incifo nos pedía la carpeta de investigación, entonces a ellos les urgía cerrar la carpeta por esa situación, no porque hayan hecho investigaciones reales”, explicó Patricia.

Foto: Archivo

Y asegura que hasta el momento nadie de la Fiscalía capitalina les ha llamado ni al hijo de Nancy Jaqueline, ni a su papá, ni a Patricia.

Nancy llevaba 18 años trabajando en la Secretaría de Seguridad Ciudadana. Entró desde los 17, recuerda su tía. Asegura que era una policía de vocación.

“De hecho con ella hicieron una excepción porque como era menor de edad no la querían recibir, pero mi sobrina estaba que quería y que quería, se hicieron algunos permisos, mi cuñado autorizó y entró a la Academia a los 17”.

Estudió también la licenciatura en criminalística, una maestría en Investigación Criminal en Ciencias Forenses y era docente. Lamentan que hasta el momento la corporación a la que perteneció Nancy tanto tiempo no haya hecho ni un sólo pronunciamiento público por lo que le sucedió.

Una de las compañeras de Nancy Jaqueline compartió a Excélsior que era una mujer muy tranquila y que buscaba evitar los problemas, pero que algunas veces en su muro de Facebook compartía post relacionados con sus emociones y una relación de pareja. Compartió también las palabras de Nancy Jaqueline el dos de marzo de 2021, horas antes de la caída de la que no sobrevivió.

“Regresar a casa cansada, pero con la dignidad de trabajar sin que nadie más te diga nada, sin que te digan ‘Yo te mantengo’ sin que tengas que agachar la cabeza por nadie. Así eres tú, puedes llevar la tristeza en los hombros, pero tu dignidad de mujer siempre inquebrantable”.

Fuentes consultadas de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México informaron que Asuntos Internos tomó cartas en el asunto desde que tuvo conocimiento del caso y que el sujeto señalado fue dado de baja de la corporación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *