Los cohetes de Gaza: un arsenal renovado que le preocupa a Israel

Contrabandean las piezas o las fabrican ellos mismos, con la ayuda de los conocimientos técnicos de Irán. Reutilizan tuberías de los asentamientos israelíes abandonados y componentes extraídos de las bombas israelíes. Ensamblan los cohetes bajo tierra o en barrios densos que los israelíes son reacios a atacar.

A pesar de la pregonada capacidad de vigilancia de Israel y de su abrumadora potencia de fuego militar, los militantes palestinos de Gaza han conseguido amasar un arsenal de cohetes de gran alcance en los 16 años transcurridos desde que Israel desalojó el enclave costero que había ocupado tras la guerra de 1967.

Hamás, el grupo militante que gobierna Gaza desde 2007 y que no reconoce el derecho de Israel a existir, ha convertido este arsenal en una amenaza cada vez más letal, como se ha visto en el más reciente recrudecimiento de las hostilidades con el ejército israelí. Hasta el jueves, según las autoridades israelíes, los militantes habían disparado unos 1800 cohetes.

El arsenal palidece en comparación con el enorme poder destructivo de la fuerza aérea israelí. Pero para los israelíes, los cohetes son las herramientas de lo que su país y muchos otros, incluido Estados Unidos, consideran una organización terrorista, incrustada entre los casi dos millones de habitantes palestinos de Gaza.

Para muchos palestinos, los cohetes simbolizan su legítima resistencia al dominio y la ocupación israelíes.

La inteligencia israelí ha calculado que Hamás, la Yihad Islámica y otros grupos militantes palestinos tienen unos 30.000 cohetes y proyectiles de mortero almacenados en Gaza. Los cohetes tienen alcances muy variados y carecen de sistemas de orientación, pero los militantes han mejorado su precisión.

Editors’ Picks

Need a Reset? Take the 10-Day Fresh Start ChallengeThe One Book Stacey Abrams Would Require the President to ReadThe Oldest Productivity Trick AroundContinue reading the main story

Cohetes que fueron lanzados hacia Israel desde la ciudad de Gaza, el martes.
Cohetes que fueron lanzados hacia Israel desde la ciudad de Gaza, el martes.Credit…Mahmud Hams/Agence France-Presse — Getty Images

El número de cohetes lanzados cada día en la última oleada de hostilidades no tiene precedentes. Y aunque la mayoría de los cohetes parecen estar dirigidos a centros de población del sur y el centro de Israel, se lanzaron cohetes de mayor alcance contra Tel Aviv y Jerusalén. Esto es una señal, según los expertos, de que Hamás no solo ha conseguido reponer su arsenal sino que ha mejorado sus capacidades.

Algunos comandantes israelíes han expresado su sorpresa tanto por la intensidad como por el alcance de los cohetes de Gaza.

Un análisis realizado por Michael Armstrong, profesor asociado de investigación de operaciones en la Universidad de Brock, Canadá, ha constatado un aumento significativo del ritmo de fuego. Con cifras de las Fuerzas de Defensa de Israel, Armstrong, que estudia estas armas, citó 470 cohetes disparados desde Gaza durante las primeras 24 horas de la más reciente escalada, en comparación con un pico de 192 cohetes por día en 2014 y 312 en 2012.

Según él, Hamás también lanzó más ataques de largo alcance con 130 cohetes disparados contra Tel Aviv a última hora del martes, lo que representa cerca del 17 por ciento de todos los disparados hasta ese momento. En 2014 esa tasa estaba en el ocho por ciento y en 2012 en menos del uno por ciento.

“Todavía no sabemos si Hamás tiene más cohetes de largo alcance o si está optando por utilizar primero su mejor material”, dijo Armstrong.

Personas en Tel Aviv corren para refugiarse durante un lanzamiento de cohetes desde Gaza el jueves.
Personas en Tel Aviv corren para refugiarse durante un lanzamiento de cohetes desde Gaza el jueves.Credit…Dan Balilty para The New York Times

Israel ha logrado frustrar muchos de los cohetes disparados hasta ahora con su sistema de defensa antimisiles Cúpula de Hierro, destruyéndolos antes de que aterricen. Sin embargo, un número cada vez mayor de cohetes ha impactado en territorio israelí, algunos con efectos mortales. Los expertos afirman que los militantes saben que la intensidad de los bombardeos —y las múltiples direcciones desde las que se lanzan— han evidenciado las vulnerabilidades de la defensa israelí.

“Parece que buscan sobrecargar o saturar el sistema de interceptación de Israel, que solo puede soportar un cierto número de ataques a la vez”, dijo Armstrong.

Se cree que una parte considerable del arsenal son cohetes de corto alcance, conocidos como Qassams, nombre del ala militar de Hamás, que tienen un alcance de aproximadamente 10 kilómetros y son más fáciles y baratos de producir que las armas de mayor rango. Tienen trayectorias imprevisibles y algunos caen dentro de Gaza.

Los cohetes de medio alcance del arsenal, basados en diseños iraníes y rusos, pueden alcanzar objetivos de hasta 40 kilómetros, lo que hace vulnerables a objetivos israelíes tan lejanos como los suburbios de Tel Aviv. Se cree que se producen versiones de estas armas dentro de Gaza.

Los cohetes de mayor alcance pueden viajar mucho más lejos y pueden alcanzar Tel Aviv, Jerusalén y el aeropuerto Ben-Gurion. Incluyen el M-75, un cohete de fabricación local con tecnología suministrada por Irán, y el J-80, un cohete de fabricación local que lleva el nombre de un famoso comandante militar de Hamás, Ahmed al-Jabari, muerto por un ataque aéreo israelí en 2012. Los números se refieren a su alcance estimado en kilómetros.

El jueves, Hamás afirmó en un comunicado que tiene un misil con un alcance de 250 kilómetros que puede alcanzar cualquier lugar de Israel.

Los restos de un cohete que cayó en Ashkelon, Israel.
Los restos de un cohete que cayó en Ashkelon, Israel.Credit…Jack Guez/Agence France-Presse — Getty Images

En el pasado, los cohetes de mediano y largo alcance solían pasar de contrabando a través de túneles ubicados a lo largo de la frontera sur de Gaza con Egipto y, en algunos casos, se contrabandeaban por partes que luego se ensamblaban en Gaza. Pero, en los últimos años, Egipto ha implementado un esfuerzo más serio para bloquear y destruir los túneles por lo que el contrabando de cohetes enteros se ha vuelto mucho más problemático. Por eso, Hamás y sus afiliados en Gaza han desarrollado sus propias habilidades de producción.

Michael Herzog, miembro del Instituto Washington para la Política del Cercano Oriente y general de brigada retirado de las Fuerzas de Defensa de Israel, dijo que los oficiales de inteligencia y militares israelíes ahora están mucho más preocupados por la capacidad de los militantes para producir los cohetes que antes tenían que importar.

“Ahora el enfoque de las fuerzas de defensa israelíes está en las instalaciones de producción, de modo que cuando termine esta ronda de combates, no solo habrá menos cohetes, sino también menos capacidad de producción para fabricarlos”, dijo Herzog.

Los militantes de Gaza han atribuido su éxito a la ayuda proporcionada por Irán, que Israel considera su adversario extranjero más potente. Los funcionarios iraníes tampoco se avergüenzan de su relación con Hamás.

En una gran reunión en mayo de 2019, el líder de Hamás en Gaza, Yahya Sinwar, no podría haber sido más explícito al reconocer el papel fundamental de Irán en la ayuda a Hamás.

“Si no fuera por el apoyo de Irán”, dijo, “no tendríamos estas capacidades”.

Según funcionarios y expertos palestinos e israelíes, además de proporcionar armas y equipos de contrabando, Irán se ha centrado en la formación para ayudar a Hamás a mejorar la producción local, ampliar el alcance de los cohetes y mejorar su precisión.

“Es una gran mejora pasar de disparar uno o dos cohetes a la vez a lanzar 130 cohetes en cinco minutos”, dijo Rami Abu Zubaydah, un experto militar radicado en Gaza, refiriéndose a la frecuencia de los disparos observados en los últimos días.

“La mayoría de las armas se fabrican en Gaza, utilizando la experiencia técnica de Irán”, dijo.

Aunque todavía dependen del contrabando de piezas y materias primas, los líderes de Hamás dicen que han creado soluciones creativas para superar los controles y la estricta vigilancia fronteriza.

Un documental de 50 minutos transmitido por Al Jazeera, en septiembre, mostró escenas raras de militantes de Hamás recuperando docenas de misiles israelíes que no habían detonado en ataques anteriores en Gaza.

Llevaron los restos a lo que parecía una instalación de fabricación oculta, extrajeron cuidadosamente los explosivos empaquetados en el interior y reciclaron algunas de las piezas. El mismo documental también mostraba a militantes desenterrando viejas tuberías de agua de los antiguos asentamientos israelíes y reutilizando los cilindros vacíos para la producción de nuevos cohetes.

En otra reunión celebrada en 2019, Sinwar se refirió a la reutilización de las tuberías de plomería y dijo: “Hay suficientes como para fabricar cohetes durante los próximos 10 años”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *