El Chavo del 8: Esta es la curiosa y poca conocida historia sobre la gorra de Chespirito

“El Chavo del 8” es tal vez uno de los programas más emblemáticos de la televisión mexicana, ya que sus personajes fueron parte importante en la educación de varias generaciones no solo en el país, sino que también en toda Latinoamérica. Pero dentro de toda esta trayectoria en la TV, también se encuentran una gran cantidad de anécdotas detrás de cámaras.

En esta ocasión fue el mismo Roberto Gómez Fernández, hijo de Chespirito, quien contaría una historia sobre el mítico gorro del “Chavo”, ya que su padre le encargó una tarea muy importante, misma que, según él, se convertiría en su primer trabajo dentro de la televisión mexicana.

El hijo de la leyenda de la televisión aprovechó la cuenta del Grupo Chespirito para relatar una historia poco conocida sobre la gorra del personaje del “Chavo”, misma que era importante en cada una de las grabaciones, pero que formaba parte de las cosas que siempre olvidaba Roberto Gómez Bolaños.

La anécdota

El hijo de Chespirito fue el encargado de confirmar que su padre era muy distraído, por lo que siempre olvidaba algunas cosas como el libreto, su taza de café, cigarrillos, entre muchas otras cosas, pero dentro de la lista apareció uno de los objetos más valiosos en las grabaciones de “El Chavo del 8”, es decir, la gorra.

Gracias a que no podía perder este objeto, Chespirito le encargó a su hijo una de las tareas más importantes en su infancia, ya que tenía que cuidar la gorra de el “Chavo”, lo que terminaría siendo su primer trabajo dentro de las grabaciones de uno de los programas más emblemáticos de la historia de la televisión mexicana.

“Una vez se me quedó viendo y me dijo: ‘campeón, tienes una tarea. Eres el encargado de cuidar la gorra, que no se nos pierda. Sabes que en el set lo dejo por todos lados Tú eres el encargado de cuidarla. Ese fue mi primer trabajo en la televisión: cuidar la gorra del Chavo del 8. Yo estaba muy chiquito, no dimensionaba lo importante, la responsabilidad y el honor que era ese trabajo”, contó.