Silvano no atiende problemas en su estado e insiste en temas políticos-electorales

A dos meses de haberse llevado la jornada electoral para elegir el próximo gobernador de Michoacán y a un mes de terminar con la administración perredista con un sin fin de adeudos con diferentes sectores de la sociedad, el gobernador del estado, Silvano Aureoles Conejo, señaló que el crimen organizado si tuvo injerencia en las elecciones del pasado 6 de junio, tanto en el estado de Michoacán como en el país.

En una rueda de prensa llevada a cabo en la Ciudad de México, mencionó que su preocupación no es quien ganó, sino el apoyo que algunas candidatos recibieron del grupos delincuenciales.

“Mi preocupación no es quién ganó, sino como ganó, ya que si bien el problema no solo es que los grupos delincuenciales hayan robado la elección, sino que los candidatos que fueron apoyados por el crimen organizado asuman las funciones de gobierno”, puntualizó.

Aureoles Conejo, a pesar de pertenecer al partido que más daño hizo al estado, aseguró que no busca litigar la elección sino proteger la democracia del país, ya que de no hacer nada, en las elecciones de 2024 el crimen organizado podría posicionar al presidente de la República.

“La democracia en México, está amenazada de muerte sino tomamos las medidas que se deben de tomar y ya vimos que aquí no se va hacer nada por parte del gobierno de la República, por parte de la autoridad que le corresponde atender este terrible fenómeno, porque les conviene, el crimen encontró un nicho de oportunidad en el partido del presidente y en la tolerancia del presidente con los delincuentes”, dijo.

Por lo que pareciera que su objetivo es limpiar su camino rumbo al 2024, ya que se ha comentado que estás acciones de insistir en el tema político y electoral, y dejar de atender los problemas que enfrenta Michoacán, es parte de limpiar su camino para posicionarse como candidato de la vieja izquierda.