abril 10, 2020

Radio Zitácuaro

Al momento…

"Me quitaron lo humano y me hicieron animal": Así se hizo sicario y mató más de 100

Un extenso artículo publicado por The New York times, narra la historia de un joven de 22 años, no identificado, quien con su testimonio busca contarle al mundo la realidad que se vive en México.

“Me quitaron lo humano y me hicieron animal”: Así se hizo sicario y mató más de 100 | Internet

El asesino admitió haber decidido entrar en una vida criminal después de crecer en la pobreza, lo que, dijo, lo dejó humillado.

Solo ganaba un dólar más o menos por jornada laboral pero, como sicario, podía ganar cientos por semana.

Deseoso del respeto que infundían los matones en su natal Jojutla, Morelos, decidió probar su propia suerte. Así lo describió:

Quería ser un psicópata, matar sin piedad y ser el sicario más temido del mundo”.

Explica cómo, a los 17 años, desmembró un cadáver como inicio de su entrenamiento para ingresar al grupo delictivo Guerreros Unidos y luego mató a cientos cuando era adolescente para, finalmente, ser reclutado para trabajar para Los Rojos.

No obstante, en 2017, el entonces jefe de la policía en Morelos, Alberto Capella, vio una oportunidad en el joven sicario cuando lo detuvieron.

La evidencia que descubrieron en su teléfono podría haberlo hundido en la cárcel con una condena de 200 años, pero en lugar de ser puesto tras las rejas, llegaron a un acuerdo no oficial con él.

Debido a que no fue encarcelado, no había papeleo, por lo que fue invitado a colaborar encubierto en el Cártel a cambio de su libertad en un programa de testigos protegidos.

Con los años, dijo que el grupo criminal “se llevó todo lo que era humano” y lo convirtió “en un animal, un monstruo”.

El sicario fue tan valioso que la información que le dio al jefe llevó a más de 100 condenas, sin embargo, cuando Capella fue ascendido a jefe de policía en el estado de Quintana Roo, el programa terminó.

Debido a que no era oficial, no había una estructura para mantenerlo en funcionamiento y ninguno de los otros jefes de Policía quería involucrarse en el caso.

El sicario huyó del lugar. Su hermano fue asesinado poco después en el puesto de tacos de sus padres.

Piensa que pueden haber tenido la intención de matarlo, pero debido a que los dos eran muy parecidos, su hermano fue asesinado por error.

Actualmente el sicario está huyendo por diversas partes del país y, en ocasiones, ve a su hijo pequeño.